José Domingo de Udaeta Ferro

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Juan Pablo Calero Delso, bajo licencia CC By-sa petit.png

José Domingo de Udaeta Ferro fue diputado suplente por Guadalajara en 1840 y senador por Guadalajara en 1871 y en la primera legislatura de 1872.

Nació en la ciudad de Guadalajara el 11 de mayo de 1803. Fue bautizado, dos días después, en la Iglesia Parroquial del Arcángel San Miguel, siendo su madrina Josefa de Estúñiga, que pertenecía a una de las más relevantes familias de la ciudad. Falleció en Madrid el 4 de diciembre de 1887.

Realizó estudios de derecho en la Universidad de Alcalá de Henares y el 9 de mayo de 1826 obtuvo la licenciatura en leyes y el día 13 del mismo mes y año fue investido con el grado de Doctor. En junio de 1828, después de haber cumplido veinticinco años de edad y satisfaciendo los demás requisitos legales, fue autorizado para ejercer como abogado en los Reales Consejos, aunque posteriormente no destacó en el ejercicio profesional del Derecho, pues estuvo más dedicado a sus negocios particulares; sólo fue Juez de Primera Instancia de la ciudad de Guadalajara durante algunos años.

En 1843 fue propuesto para ser condecorado con la Cruz de Carlos III por haber ejercido el cargo de Jefe Político y presidente de la Diputación Provincial sin recibir remuneración ninguna, pero la reina no firmó el preceptivo decreto hasta el 13 de abril de 1851, siendo entonces nombrado Comendador de la Orden de Carlos III.

Familia

Era hijo de Antonio Pablo de Udaeta, natural de Respaldiza, que en la actualidad es un barrio de la localidad alavesa de Ayala, y de María Josefa Ferro, nacida en la ciudad de Guadalajara. Sus abuelos paternos fueron Lorenzo de Udaeta y Teresa de Ibarrola, ambos nacidos en Respaldiza, y sus abuelos maternos eran Antonio Ferro y María Peregrini que eran oriundos de la República de Génova, en Italia, aunque habían vivido y fallecieron en Guadalajara.

José Domingo de Udaeta Ferro pertenecía a una de las familias más distinguidas de la élite progresista de la Guadalajara del siglo XIX. En las postrimerías del siglo XVIII llegó hasta la capital alcarreña, desde su Álava natal, Juan Francisco de Udaeta Ibarrola, un comerciante que en 1793 se casó con Josefa Molero, hija de un rico vendedor de paños alcarreño. La fortuna de la pareja no era exigua, pues la esposa aportó como dote casi 300.000 reales y en 1794 hipotecaron una casa de nueva construcción valorada en más de un millón de reales que les rentaba unos 30.000 al año.

Pero Juan Francisco de Udaeta Ibarrola tenía mucho interés en formar parte del gobierno municipal y a tal fin, en 1792 y 1794 presentó su carta de hidalguía en el Ayuntamiento de Guadalajara y acabó por comprar el puesto de regidor, aunque los demás regidores de la ciudad no le acogieron con simpatía por desempeñar el oficio de comerciante, una ocupación que les estaba vedada, pues esos cargos concejiles estaban reservados para nobles o hidalgos de sangre.

Para evitar suspicacias, a pesar del dictamen favorable que emitió el Consejo de Castilla en 1794, cedió ante notario a su hermano Antonio Pablo de Udaeta Ibarrola géneros y efectos de comercio por la cantidad de 250.000 reales, aunque todo indica que siguió ejerciendo la actividad mercantil en la sombra. No tenemos noticia del cumplimiento de sus obligaciones municipales, pero sabemos que Juan Francisco de Udaeta Ibarrola fue acusado por su esposa en 1797 de despilfarrar su dote y en 1804 de haberse ausentado a Indias, por lo que Josefa Molero solicitó su separación matrimonial.

Por su parte, Antonio Pablo de Udaeta Ibarrola se casó secretamente en 1795 con María Josefa Ferro, hija de Antonio Ferro que era otro acaudalado comerciante de Guadalajara y que había sido varios años Síndico Personero de su ayuntamiento, cargo que ocupaba al comenzar la Guerra de la Independencia, por lo que participó en la elección de Juan Nepomuceno de Rosales como delegado de la ciudad de Guadalajara en la asamblea que el rey José I Bonaparte había convocado Bayona en 1808 para conocer la realidad española y sentar las bases de su reinado, encuentro al que finalmente no acudió Juan Nepomuceno de Rosales y en la que se aprobó el llamado Estatuto de Bayona.

Si Antonio Pablo de Udaeta Ibarrola había recibido 250.000 reales de su hermano para que continuase con los negocios familiares, su mujer aportó al matrimonio una dote de 130.000 reales; no era una escasa fortuna para formar una familia, aunque inferior a la que disfrutaba su hermano Juan Francisco, a quien en 1794 se le calculaba una fortuna superior a un millón de reales. Gracias a su experiencia institucional y a su fortuna económica, esta familia se incorporó en el siglo XIX a la élite burguesa liberal ocupando diferentes cargos políticos: Antonio Pablo de Udaeta Ibarrola fue concejal en 1813 y alcalde en 1822 y su hijo Antonio de Udaeta Ferro ocupó el mismo cargo en 1843 y 1863.

A edad madura, José Domingo de Udaeta Ferro contrajo matrimonio con Inés Romo Bedoya, que pertenecía a dos familias con título de hidalguía que habían ocupado cargos municipales en el siglo XVIII: los Romo en Sigüenza y los Bedoya en Hita, de donde era originaria la familia, y en Guadalajara, donde Vicente de Bedoya compró un primer puesto de regidor en 1709.

Inés Romo Bedoya había contraído un primer matrimonio con José de Torres y Tovar, Marqués de Villamejor. Los Torres debían su título nobiliario al Archiduque Carlos de Austria, pretendiente al trono español durante la Guerra de Sucesión (1701-1714). Desde entonces habían acumulado un cuantioso patrimonio y ocupado cargos concejiles en Guadalajara; pero la desaparición del Régimen señorial y la supresión de los mayorazgos tuvieron efectos desastrosos para el Marquesado de Villamejor. Cuando José de Torres y Tovar falleció en Romanones (Guadalajara) el 30 de noviembre de 1836, no solo carecía de extensas propiedades sino que prácticamente se encontraba en quiebra. Su viuda se vio forzada a declinar el Marquesado de Villamejor y conservar únicamente el vizcondado de Irueste como dote para su hija en un matrimonio ventajoso. En esa situación de severos apuros económicos, se casó con José Domingo de Udaeta Ferro, que era una de las grandes fortunas de la provincia.

Inés Romo Bedoya murió en Guadalajara el día 2 de diciembre de 1892, y en los últimos años dedicó sus recursos y su influencia entre la élite progresista alcarreña a favorecer la candidatura al Congreso de los Diputados de su nieto Álvaro de Figueroa y Torres, conde de Romanones, que gracias a la intermediación de su abuela recabó los apoyos suficientes para derrotar a su propio hermano en los comicios de 1891.

José Domingo de Udaeta Ferro e Inés Romo Gamboa no tuvieron hijos propios, pero aquél fue nombrado curador de Ana de Torres y Romo, y en su nombre pleiteó repetidamente para conseguir que la reina Isabel II diese por nula la venta del Marquesado de Villamejor a favor de doña María de las Nieves de Zuazo de Rendón. En un primer momento, 26 de agosto de 1849, la Cancillería del Ministerio de Gracia y Justicia rechazó su pretensión, pero insistió José Domingo de Udaeta en abril de 1851, consiguiendo que el 14 de enero de 1853 la reina firmase la rehabilitación del título de Marquesa de Villamejor para Ana de Torres y Romo, que para entonces ya había contraído matrimonio con Ignacio de Figueroa y Mendieta.

José Ramón de Udaeta ya era un rico comerciante al comenzar el reinado de Isabel II que, por ejemplo actuaba como Comisionado principal de la empresa arrendataria del suministro de aguardientes a Guadalajara y su demarcación. Esta enorme fortuna acumulada por los Udaeta durante los años de transición del siglo XVIII al siglo XIX se vio sensiblemente incrementada a raíz de los procesos desamortizadores emprendidos por los liberales en 1836 y 1855. La compra de fincas, tanto urbanas como rústicas, aumentó significativamente el patrimonio familiar de los Udaeta, aunque tuvo como consecuencia que el eje de sus negocios e intereses se trasladase de la industria y el comercio, con el que habían fraguado su fortuna particular, hacia la agricultura y la ganadería, renunciando de ese modo a impulsar el proceso de modernización económica en la provincia de Guadalajara.

Sólo José Domingo de Udaeta Ferro adquirió en tierras alcarreñas 1.361 lotes de los que fueron desamortizados a partir del año 1836 en Guadalajara, que sumaban casi setecientas hectáreas por la que pagó 257.195 reales; la familia de hidalgos que se había visto comprometida en el Antiguo Régimen por su espíritu emprendedor, se convertía con el sistema liberal en parte de una burguesía terrateniente y rentista, que imitaba modos y maneras de la antigua nobleza.

El enriquecimiento personal de José Domingo de Udaeta Ferro fue notable; en 1856 pagaba una cuota por contribución de bienes inmuebles y subsidio industrial y de comercio en la capital provincial que ascendía a 2.620 reales, y que sólo era superada por Mariano Téllez-Girón, Duque de Osuna y del Infantado, y por Gregorio García Tabernero. El segundo proceso desamortizador, abierto por iniciativa del ministro Pascual Madoz durante el Bienio Progresista, le permitió adquirir nuevos bienes e incrementar significativamente su hacienda. En esa ocasión, compró terrenos en distintas localidades de la provincia que sumaban más de 5.500 fanegas, además de un molino aceitero en Yebes y un molino harinero en Campillo de Ranas. Como resultado de estos incrementos patrimoniales, en el año 1868 era el decimosexto mayor contribuyente por cuota territorial de toda la provincia alcarreña.

Actividad política

En su juventud, durante el reinado de Fernando VII, José Domingo de Udaeta Ferro declaró mostrarse ferviente partidario de la monarquía absoluta y así lo hizo públicamente en 1828, afirmando que ni siquiera durante el Trienio Liberal formó parte de ninguna de las asociaciones ciudadanas que se consideraban instrumentos del liberalismo: Milicia Nacional, Sociedades Patrióticas, logias secretas o clubs políticos, insistiendo en todo momento en su pertenencia al estamento nobiliario. Esta declaración era imprescindible para ser habilitado como abogado ante los Reales Consejos, por lo que a pesar de la relación de testigos, todo hace pensar que esa declaración no fue veraz; su padre fue alcalde constitucional de la capital alcarreña en 1822 y toda la familia destacó siempre por su compromiso con el liberalismo constitucional progresista.

Con la muerte del monarca absoluto, reveló abiertamente su ideario. En las elecciones celebradas en 1837 para cubrir los cargos concejiles de Guadalajara, José Domingo de Udaeta fue elegido alcalde segundo, lo que sería una primera prueba de su adscripción al liberalismo progresista. En diciembre de 1839 fue de nuevo elegido, en esta ocasión como alcalde primero para el año 1840, pero no pudo cumplir su mandato pues la Diputación Provincial, presidida por Patricio de la Escosura, declaró nula su elección y la de Gregorio García Tabernero, una arbitrariedad de los moderados que despojaba de su cargo a dos reconocidos progresistas que se habían ganado la confianza de sus conciudadanos. En su lugar, fueron designados Gabino García Plaza y Pedro Villapecellín, pero ellos tampoco pudieron completar su mandato ya que, antes de que acabase ese año, una revolución progresista puso brusco final a los gobiernos moderados y a la regencia de María Cristina de Borbón.

En 1840 fue elegido diputado a Cortes por la circunscripción de Guadalajara pero, como los más destacados progresistas alcarreños, se distanció del régimen esparterista, pues en 1843 perteneció a la Junta Revolucionaria provincial que, presidida por Antonio Sánchez Osorio, se constituyó en Guadalajara con motivo del pronunciamiento militar que desalojó al general Baldomero Espartero de la Regencia. Disuelta la Junta y consolidado el nuevo régimen, el gobierno ratificó el nombramiento de la junta provincial, que había designado Jefe Político y Presidente de la Diputación de Guadalajara a José Domingo de Udaeta, cargos que ejerció desde el 2 de agosto hasta el 7 de diciembre de 1843, cuando fue sustituido por Rafael de Navascués, ofreciéndosele en ese momento una plaza de Ministro de la Audiencia de Valladolid.

Durante la Década Moderada estuvo alejado de la política gubernamental y sufrió el ostracismo que padecieron los progresistas en la provincia alcarreña. No por eso renunció a sus ideas y a su compromiso político, porque en julio de 1854 le vemos de nuevo formando parte de la Junta de Gobierno de la Provincia, constituida el 21 de julio de 1854, junta revolucionaria de carácter progresista que presidía José María Medrano y al que acompañaban José Domingo de Udaeta Ferro, José Serrano, José Martínez, León López Espila, Diego García Martínez, Joaquín Sancho Garrido, Casimiro López Chávarri y Cayetano de la Bruna.

En 1855 formó parte de la Junta Provincial de Venta de Bienes Nacionales, encargada del proceso desamortizador puesto en marcha por la legislación impulsada ese año por el ministro Pascual Madoz.

Con el final del Bienio Progresista en 1856, que dio paso a los gobiernos centristas de la Unión Liberal y, más tarde, a los últimos gabinetes moderados, José Domingo de Udaeta Ferro volvió al retraimiento político de años atrás, aunque ejerció como juez de primera instancia, hasta que la conspiración puesta en marcha para derrocar a Isabel II le devolvió a la escena institucional.

El triunfo de la Revolución de septiembre de 1868, llevó a una Junta Revolucionaria a asumir el gobierno de la provincia; en esta ocasión José Domingo de Udaeta Ferro no se encontraba entre sus miembros, a pesar de lo cual el 13 de octubre de ese mismo año volvió a ser designado, como ya lo había sido en el año 1843, Jefe Político de la provincia de Guadalajara por una decisión del Gobierno Provisional que firmó el general Francisco Serrano. Ocupó este cargo hasta que presentó su dimisión, el 24 de septiembre de 1869. En los primeros momentos, todavía esta jefatura llevaba asociada la presidencia de la Diputación Provincial, aunque muy pronto este último cargo pasó a ser de elección directa por los diputados. Durante todos estos años simultaneó su domicilio entre las ciudades de Madrid, donde residió durante largas temporadas, y Guadalajara, viviendo sucesivamente en la Calle de Bardales número 11 y en la Plaza de la Cotilla número 2, en el Palacio de los Marqueses de Villamejor.

Elección y actividad parlamentaria

José Domingo de Udaeta Ferro fue elegido diputado suplente a Cortes en las elecciones que se celebraron el 19 de enero de 1840. En primera instancia ganaron los escaños titulares Santos López-Pelegrín Zabala, José Muñoz Maldonado, conde de Fabraquer, y Manuel Montes de Oca. Este último ya había sido diputado por Cádiz en 1834 y 1837 y que en los comicios de 1840 ganó otra vez el acta por Cádiz y, además, por las circunscripciones de Baleares y Guadalajara, optando por renunciar a su escaño por el distrito alcarreño.

Así que el 14 de abril de ese mismo año José Domingo de Udaeta fue llamado para sustituirle, jurando su cargo nueve días después. Su paso por el Congreso apenas duró dos meses, pues en junio se suspendieron las sesiones a causa del clima de inestabilidad política que vivía el país. Finalmente, el día 11 de octubre de 1840 el Congreso fue disuelto como consecuencia de la Revolución que llevó al general Baldomero Espartero a la Regencia y al gobierno de la nación.

Durante su paso por el Congreso se integró en la Sección Séptima. Intervino muy frecuentemente en los debates parlamentarios y fue un diputado muy activo, sobre todo en los asuntos económicos, participando en las discusiones sobre los presupuestos de ingresos y gastos del Estado y de los Ministerios de Hacienda y de Gracia y Justicia. Interviene también cuando la Cámara trata los asuntos que más preocupaban a los progresistas en aquellos años: la Ley de Ayuntamientos, peticiones de la Milicia Nacional, dotaciones de culto y clero y pagos a metálico de los compradores de bienes nacionales, una cuestión en la que tenía un interés particular por haber sido uno de los principales adquirientes de estos bienes en la provincia de Guadalajara. También participa en diversos dictámenes como los de las Actas electorales de la provincia de León, una petición del Ayuntamiento de Llerena (Badajoz) o sobre militares retirados de Pontevedra.

A pesar de que esas elecciones fueron ganadas por los moderados, entre acusaciones generalizadas de fraude, y de que los otros tres candidatos por Guadalajara se identificaban con la corriente más conservadora del liberalismo, es difícil incluir a José Domingo de Udaeta dentro del partido moderado, como pone de manifiesto la anulación gubernamental de su cargo de alcalde de Guadalajara para 1840, a la que ya hemos hecho referencia, y el conjunto de su trayectoria política. En todo caso, como su compañero de representación Santos López-Pelegrín Zabala, asumiría una posición intermedia entre las dos alas del liberalismo. También fue senador en las legislaturas de 1871 y 1872, después de más de treinta años de paréntesis parlamentario y en circunstancias muy diferentes. Si en el Congreso de 1840 era un progresista que se situaba entre las filas de los más avanzados de la nación, accedió al Senado como representante del mismo partido político, pero cuando éste estaba siendo desbordado por otras fuerzas revolucionarias que, como los demócratas, participaban de la coalición electoral que le había llevado al Senado. Se mantuvo fiel a la línea oficial del progresismo y apoyó la solución monárquica para España.

Intervino preguntando al Ministro de Fomento sobre la legislación de montes, sobre las obligaciones de las corporaciones civiles y sobre el Reglamento interior del Senado. Formó parte de numerosas comisiones: General de Presupuestos, de Amnistía, de Empleados públicos, de Peticiones al Senado… y perteneció a la Comisión del Senado que asistió a las honras fúnebres del general Juan Prim.

Referencias

Fuentes archivísticas

A.C.D. Serie documentación electoral 19 nº 9.

  • Archivo General de la Administración. Sig. 03064, expediente 1503.
  • Archivo Histótico Nacional. Consejos 12104-037 y Fondo del Ministerio de Gobernación Personal 501.
  • Archivo Histórico Provincial de Guadalajara. Protocolos 1056, 1095, 1098 y 1092. Caja 1220, 1231, 1913, 2912, 2984, 3006.
  • Archivo Municipal de Guadalajara. Cajas 00685, 00687. Signaturas 910064, 910171, 910326 y 144721.
  • Archivo del Senado. HIS-0481-03.

Bibliografía

  • Baldominos Utrilla, Rosario. "Los diputados a Cortes elegidos por Guadalajara de 1837-1844”. En: Actas del IV Encuentro de Historiadores del Valle del Henares, Alcalá de Henares, 1994, p. 265-276.
  • Caballero García, Antonio.' Archivos y desamortización : el patrimonio documental de Guadalajara en el siglo XIX. Guadalajara : Bornova, 2008.
  • Calero Delso, Juan Pablo. Élite y clase : un siglo de Guadalajara (1833-1930). Guadalajara : Diputación Provincial, 2008.
  • Diccionario biográfico de parlamentarios españoles : 1820-1854. Madrid : Cortes Generales, 2012. ISBN: 978-84-7943-429-8.
  • González Marzo, Félix. La desamortización de Madoz en la provincia de Guadalajara (1855-1896): algunas claves para el conocimiento de la sociedad provincial contemporánea. [Guadalajara] : [Caja de Ahorros Provincial de Guadalajara], 2008.
  • Instituto Salazar y Castro. La obra de Julio de Atienza y Navajas, barón de Cobos de Belchite y marqués del Vado Glorioso. Madrid : Hidalguía, 1993, p. 72 y siguientes.
  • López Puerta, Luis. La desamortización eclesiástica de Mendizábal en la provincia de Guadalajara. Guadalajara : Diputación Provincial de Guadalajara, 1989.
  • Moreno Luzón, Javier. Romanones : caciquismo y política liberal. Madrid : Alianza Editorial, 1998.
  • Ortego Gil, Pedro. Historia de la Diputación de Guadalajara (1813-1845). Guadalajara : Diputación Provincial, 2002.
  • Salgado Olmeda, Félix. Élite urbana y gobierno de Guadalajara a mediados del siglo XVIII. Guadalajara : Patronato Municipal de Cultura, 1998.