Vicente García Galiano

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Juan Pablo Calero Delso, bajo licencia CC By-sa petit.png

Diputado por Guadalajara en 1820.

Vicente García Galiano nació en el pueblo de Checa, en el extremo meridional del Señorío de Molina, a mediados del siglo XVIII, en 1755 o, más probablemente, en 1756. Era hijo de Domingo García y de Josefa García. Siguió la carrera eclesiástica y fue ordenado sacerdote. En 1790 era cura párroco de la iglesia de Villaminaya, una pequeña localidad en la comarca de los Montes de Toledo, que dependía del arzobispado toledano.

Carrera eclesiástica y política

A principios del siglo XIX ganó una cátedra de Teología en la Universidad de San Antonio de Portaceli de Sigüenza. Esta institución había sido fundada por el arcediano seguntino Juan López de Medina como un colegio, al que en 1489 se le subordinó una Universidad eclesiástica aprobada por el papa Inocencio VIII y que quedó establecida bajo la protección del Sumo Pontífice y del rey de Castilla.

La cátedra de Teología llevaba asociada la canonjía lectoral de la Universidad de Sigüenza, además de una renta de cincuenta ducados anuales. Pero por un decreto del día 5 de julio de 1807 se suprimieron once universidades eclesiásticas menores, y entre ellas la de Sigüenza que quedó asociada a la de Valladolid, mientras el prelado seguntino ocupaba el edificio y sus dependencias para instalar allí el Seminario Conciliar de la diócesis.

Al comenzar la Guerra de la Independencia, el cabildo de Sigüenza rechazó colaborar con las nuevas autoridades afrancesadas y algunos de sus miembros se sumaron a la resistencia contra el rey José I Bonaparte. Destacó entre todos Vicente García Galiano, que fue miembro de la segunda Junta Superior de Guadalajara, que se constituyó el 27 de junio de 1811, deambulando desde entonces por toda la provincia durante los últimos meses del conflicto en busca de un cobijo seguro, siempre bajo la amenaza de ser capturados por los ejércitos napoleónicos. Estuvo en Anguita, Huertahernando, Canredondo y otras muchas localidades del Alto Tajo hasta el final del conflicto, formando parte de la nueva Junta Suprema en 1813.

Con motivo de la celebración de las elecciones para las Cortes de Cádiz que se celebraron en 1810, fue designado diputado por la provincia de Guadalajara el sacerdote Andrés Esteban Gómez, canónigo en Sigüenza. Impugnó Vicente García Galiano este nombramiento por haber nacido aquél en el Señorío molinés, y más concretamente en Alustante, por lo que no podía representar a la circunscripción guadalajareña, y porque la elección se había realizado de forma tramposa y torticera por los manejos del nuevo diputado. En 1812, el pleno de las Cortes dio la razón a Vicente García Galiano.

Restablecida la monarquía de Fernando VII, Vicente García Galiano retornó a su labor pastoral en Sigüenza; él y los demás colegiales de San Antonio de Portaceli solicitaron al rey, con fecha del 1 de junio de 1814, que se abriese de nuevo la universidad eclesiástica seguntina. Aceptó el rey la petición y el 6 de septiembre de ese mismo año ratificó con su firma la bula que reabría ese centro educativo. Sin embargo las circunstancias habían cambiado y apenas pudo desarrollar sus actividades con normalidad, por lo que en 1824 fue suprimida definitivamente, lo mismo que ocurrió en 1837 con el Colegio.

Fracasada la revitalización de la Universidad de San Antonio de Portaceli, Vicente García Galiano ganó una plaza de canónigo de la Catedral de Toledo y allí se trasladó, abandonando la provincia de Guadalajara, por la que había sido elegido diputado.

Elección y actividad parlamentaria

Una vez consolidado el régimen constitucional, en junio de 1820 se celebraron los comicios para el Congreso de los Diputados con un sistema electoral indirecto. La Cámara contaba con la presencia de muchos diputados que habían ocupado un escaño en las Cortes de Cádiz, pero no fue el caso de la circunscripción de Guadalajara, pues los dos congresistas electos eran ajenos al parlamento anterior. Sí es muy significativo que en esta ocasión dos de los tres diputados electos fuesen clérigos, el canónigo Vicente García Galiano y el sacerdote Anselmo Antonio Fernández, una presencia eclesiástica que ya se había conocido en 1810 con los religiosos Andrés Esteban Gómez, diputado por Guadalajara, y José de Roa y Fabián, diputado por Molina de Aragón y que se repetiría en 1822 con el presbítero Miguel Atienza.

De hecho, en el acta de la elección correspondiente a los comicios de 1820 en la provincia de Guadalajara, la relación de los electores que formaron la comisión electoral y que eligieron a los nuevos diputados, de acuerdo al sufragio indirecto entonces vigente, incluye al presbítero Fernando Romo, representante por Molina de Aragón, al párroco de Alcócer Vicente Olivares, elector por Pastrana, al cura de Sacecorbo Antonio Ibáñez, delegado por Cifuentes, y a Justo de Gregorio García, sacerdote de Torrelaguna y elector por el partido judicial de Buitrago. Sólo Ramón Mariano Martínez, abogado en Arbancón y delegado por Cogolludo, y Fernando Casto Pérez, vecino de Usanos y elector por Guadalajara, no pertenecían al ámbito eclesiástico; no es de extrañar que eligiesen a un canónigo como diputado por la provincia.

Fue denunciado al Congreso por algún elector de la provincia que alegaba que los miembros de la Junta Superior de Guadalajara de 1811 y 1813, entre los que se encontraba Vicente García Galiano, habían apoyado la restauración del absolutismo por parte de Fernando VII en 1814 y había criticado la Constitución de 1812. Iniciada una investigación por las Cortes, no habían encontrado en los archivos del Estado ninguna prueba que ratificase esa acusación, por lo que se desestimó la denuncia y pudo ocupar su lugar en la Cámara.

Vicente García Galiano juró su cargo y tomó posesión de su escaño el 11 de julio de 1820 y falleció el 22 de febrero de 1821, en Toledo, cuando aún ejercía como diputado. En los pocos meses que ostentó la representación provincial no formó parte de ninguna comisión parlamentaria y sólo intervino con ocasión del debate sobre la contribución directa a la Hacienda pública.

Referencias

  • Archivo del Congreso de los Diputado. Serie documentación electoral: 6 nº 15.
  • Arenas López., Anselmo. Historia del levantamiento de Molina de Aragón y su Señorío en mayo de 1808 y guerras de su independencia. Valencia : Imprenta de Manuel Puig, 1913.
  • Colección de las bulas, constituciones, encyclicas, breves y decretos del Santísimo Padre Benedicto XIV. Madrid : Oficina de Antonio Espinosa, 1790.
  • Diccionario biográfico de parlamentarios españoles : 1820-1854. Madrid : Cortes Generales, 2012. ISBN: 978-84-7943-429-8.
  • Fuente, José Julio de la. Reseña histórica del Colegio-Universidad de San Antonio de Portaceli de Sigüenza. Madrid : Imprenta de Alejandro Gómez Fuentenebro, 1877.