Vicent Galdón (2014). Sobrino

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de José Ramón López de los Mozos, bajo licencia CC By-sa petit.png
Portada de la obra

Vicent Galdón, Francisco. Sobrino: un óptico-cinético con proyección internacional. En: Francisco Sobrino geometría, luz y movimiento. Madrid: Guillermo de Osma, Galería. Catálogo de la exposición celebrada del 6 de febrero al 15 de abril de 2014, 32 p.

Reseña publicada en Nueva Alcarria, «Baúl de libros», 169.


Del 6 de febrero al 15 de abril de 2014 se celebró en la galería Guillermo de Osma (Claudio Coello, 4), de Madrid, una interesante exposición de la obra escultórica del alcarreño Francisco Sobrino.

Reconocimiento de Francisco Sobrino

Francisco Vicent Galdón ha sido el encargado de realizar el texto de este catálogo, y lo hace, básicamente, a través de un amplio e interesante trabajo titulado: «Sobrino un óptico-cinético con proyección internacional», en el que lo reconoce como un artista hace tiempo olvidado por estos pagos, siendo en realidad un auténtico «ciudadano del mundo» en otros países, al menos en Francia y otros muchos lugares, donde es considerado como uno de los mayores representantes del arte constructivo-geométrico, así como uno de los más valiosos intérpretes del arte cinético español, de modo que instituciones como la Tate Galery de Londres, el Centro Pompidou de París, el Museo de Tel Aviv, la Fundación Peggy Guggenheim de Venecia, el Albright Knox Museum de Buffalo, la Hirschhorn Collection de Washington, la Beacon Collection y el Fine Arts Museum de Boston, entre otros, conservan obras suyas entre sus fondos artísticos, mientras que en España es injustamente ignorado, puesto que a una breve exposición celebrada en la Galería Grises de Bilbao (1967) le seguirían las de 1975 en la Galería Propac de Madrid y la de Caja Guadalajara, la de la Galería Juana de Aizpuru en Sevilla, la de 1977 en la Galería Aritza de Bilbao y la de 1988 en la Sala Luzán de Zaragoza, con la que parece finalizar su fase expositiva, hasta diez años más tarde en que Guadalajara se vio nuevamente premiada con una exposición retrospectiva (1998), patrocinada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y comisariada por el propio Vicent Galdón, básica y fundamental para llevar a cabo una revisión total de la obra de Sobrino: iconografía, etapas estilísticas, temáticas, matéricas, etcétera, desarrolladas por el artista a lo largo de cuarenta años de trabajo, entre 1958 y 1998, gracias a cuyos ecos su obra ha estado presente en importantes exposiciones colectivas españolas, como las de Cinéticos del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, la muestra Antes del Arte en el IVAM de Valencia o la del Homenaje a Denise René en el CAM de Las Palmas, instituciones que poseen alguna obra suya entre sus fondos.

Añade Francisco Vicent que, a estos logros, hay que añadir la apertura del Museo Francisco Sobrino de Guadalajara [inaugurado en 2015].

Evolución artística

Tras este estudio introductorio de la obra de Sobrino, siguen otros apartados como el titulado «Argentina, París, Vasarely, el GRAV y Denise René», en el que recorre esos apartados concretos en la evolución creadora del artista.

Parte, como queda dicho, de la fase argentina, la primera, por los años cincuenta, de iniciación, en la que ya se aprecia en Sobrino cierta tendencia hacía el mundo de lo geométrico. Nacen entonces sus primeras obras, que son expuestas en las salas Estímulo de Arte de La Plata, en el Museo Eduardo Sívori y en la Galería Galatea (1956-1957). Posteriormente, esta sistematización estructural se transformará más racional y constructiva tras sus investigaciones en los mundos iconográfico, cromático y matérico, periodo que abarca desde 1958 -final de su estancia en Argentina- hasta su llegada a París (1959), donde estudia la importancia de la luz, el movimiento y el espacio, que dan como resultado las primeras obras bidimensionales.

A París llega junto a otro joven artista: Julio Le Parc, y allí se reencuentran con parte de los compañeros argentinos: Sergio Moyano y Horacio García Rossi. Tras un periodo de reflexión e integración, Sobrino piensa que su punto de partida debe encontrarse en la obra de Vasarely, uno de los mayores impulsores del denominado cinetismo, también llamado «movimiento potencial», con quien comparte la idea de integrar el arte en la vida cotidiana. Es decir, como Vasarely, Sobrino apuesta por el efecto óptico, capaz de integrar al espectador en la obra.

Es un momento este en que su obra guarda cierto parecido con la de Vasarely -en la que el movimiento de gran parte de sus trabajos es irreal- mostrándose, a veces, tridimensional.

Ello hace que nuestro artista revise su obra e investigue a fondo «la inestabilidad visual» y «la ambivalencia de la percepción», lo que le conduce a someterla a una programación matemática estricta, con un control casi científico de los elementos plásticos, de modo que su propuesta se ve traducida a series de Interrelaciones, Sistematizaciones y Progresiones. Obras de entre 1960 y 1968 en forma de Relieves que surgen de la superposición de planos mediante los que se van creando las anteriormente citadas Progresiones.

Es en este momento cuando surge la necesidad de buscar nuevos materiales; en las Estructuras permutacionales y Espacios indefinidos utiliza el metacrilato transparente que da como resultado formas modulares yuxtapuestas y superpuestas en las que, visualmente o por movimiento del espectador, se originan nuevas formas, mientras que en las Estructuras permutacionales realizadas en aluminio o acero inoxidable se produce el efecto «reflexión», es decir, la luz y el movimiento se integran en la misma obra.

Si la creación individual de Sobrino es importante a nivel internacional, no lo es menos su aportación a trabajos de equipo, por lo que en 1960 decide fundar -junto a Le Parc, García Rossi, Morellet, Yvaral y Joël Stein- el Grupo de Investigación del Arte Visual (GRAV), asociación que contó con la colaboración de Vasarely, que desde la Galería Denise René ayudó a difundir el arte de toda una generación geométrico-abstracta. El GRAV se disolvería ocho años más tarde.

Sobrino, como miembro fundacional del Groupe de Recherche d´Art Visuel, participó en todos los trabajos colectivos y sus planteamientos, al igual que los de sus compañeros, se vieron plasmados en varios proyectos basados en «la inestabilidad», «la luz» y «el movimiento», de los que surgieron diversas experiencias con el público, ensayadas en diferentes espacios urbanos: El Laberinto, Un día en la calle, etcétera, además de otras propuestas presentadas en Nueva Tendencia a través de encuentros con los grupos italianos N y T, con los que compartió los célebres manifiestos constructivos para el arte, aprovechando la celebración de la III Bienal de París (1960).

Finalmente, Francisco Vicent recuerda que la Galería Denise René de París -inaugurada en 1944 con una selección de trabajos de Vasarely y una de las salas más importantes y prestigiosas del arte constructivo-geométrico de Europa-, acogió en noviembre de 1968 -el año del Mayo francés- la primera exposición de Francisco Sobrino, a la que seguirían dos más, individuales, en la capital francesa, y otra en su sede de Nueva York en 1971, además de cuantiosas presencias en exposiciones colectivas.

También señala Vicent que, posteriormente, «los trabajos bidimensionales de Sobrino, plasmados en piezas únicas o en serie, en blanco y negro y en color, han dado paso a sus Progresiones y Sistematizaciones, a los tridimensionales Desplazamientos inestables, Torsiones, Relieves blanco-negro, Blanco sobre blanco y Color, Estructuras permutacionales, Transparencias, Elementos modulares, Volúmenes, Movimiento aleatorio y mecánico, Luces-rotación, Luz-color, Esculturas energéticas y Obras arquitecturales, que hasta hoy han sido contemplados a través de más de medio centenar de exposiciones individuales y varios cientos de colectivas realizadas por todo el mundo” . La reseña de Vicent para el catálogo de la Galería Guillermo de Osma se completa con el estudio del mundo de las facetas: Blanco y Negro y Color, Transparencias y Metal, Movimiento y Luz, Formas espaciales lumínico-cinéticas, Relieves y vitrales y Esculturas arquitecturales, además de insertar una amplia colección de fotografías -páginas 11 a 26-, el Catálogo de obra -que abarca una colección de veintiocho piezas- y una cronología' de 1932 a 2013.