Tomico Alique, Agustín (2010). Guadalajara foto a foto

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de José Ramón López de los Mozos, bajo licencia CC By-sa petit.png
Cubierta del libro.

Tomico Alique, Agustín. Guadalajara foto a foto : una provincia para ver y sentir. Zaragoza : Caja de Guadalajara y Diputación de Guadalajara, 2010, 544 pp.

Reseña publicada en Nueva Alcarria, «Baul de libros», 17 de marzo de 2011, p. 38.


Nos encontramos ante un libro grandote y cordial, es decir, hecho con el corazón, más visual (como ahora se dice) que de lectura pausada, y que tiene, cara al mañana, un gran valor documental, puesto que con el paso del tiempo y la acción antrópica, muchos de los aspectos que en él se recogen: pueblos, paisajes, usos y costumbres, arquitecturas (del lugar, civil, religiosa y militar), flora y fauna, habrán dejado de existir o habrán cambiado tanto que apenas serán ya reconocibles.

Estas fotos que aquí se publican en color, unas dos mil quinientas, a pesar de ser algunas quizás excesivamente pequeñas, se convertirán en documento de un tiempo pasado… pero de momento han de decantarse como el buen vino.

Tras los prólogos de la Presidenta de la Diputación y del Presidente de la Caja de Guadalajara, figura el del propio autor del libro, para el que «tal vez no sea un libro al uso, pues no es obra de ningún catedrático o erudito, ni es un libro de Historia propiamente dicho, ni de Geografía, u otras materias de por sí importantes de las que nada puede inventarse y que los especialistas no hayan dicho ya. Por el contrario es un libro gráfico que recoge muchas vivencias, sensaciones y sentimientos personales experimentados por el autor en estos últimos años en una tierra en la que ha nacido, a la que ama y de la que ha estado ausente largos años, o como tantos, ha estado de paso. Y a la que ha vuelto.» Sigue una introducción en la que recuerda y menciona algunas personas que, como él, han contribuido al mejor conocimiento de esta provincia que es Guadalajara. Una sencilla dedicatoria lo concluye: «A mis padres» y da paso a una explicación escrita y fotografiada de la situación geográfica, que describe, clima, flora y fauna, y un poco de Historia, que dan al lector una imagen muy aproximada de la tierra y de los hombres que poblaron y hoy pueblan Guadalajara.

Fotografías de la ciudad y su provincia

Y tras ese pórtico, sencillo pero entrañable, entramos a la capital mediante el capítulo que denomina «El paisaje urbano y monumental de la capital» en el que, mediante fotos, generalmente bellísimas, con sus correspondientes pies explicativos, hace un amplio recorrido por todos y cada uno de los edificios singulares o de multitud de aspectos llamativos que, en ocasiones, llegan al detalle que, por pequeño, pudiera pasar desapercibido para el posible visitante.

Una vez recorrida la capital nuestro autor nos conduce a la Campiña y sus pueblos, de los que va extrayendo su más importante caudal histórico-monumental, uno tras otro, por orden alfabético, foto a foto comentada, como también hace con el paisaje campiñero. Sigue la ruta con los pueblos y paisajes de la Alcarria y los de Molina-Alto Tajo, quizá los menos conocidos por aquello de la distancia, a la que da fin el apartado de los pueblos y paisajes de la Serranía.

Un aspecto que no olvida es el dedicado a la «Etnografía, usos, costumbres y otros motivos», muchos ya perdidos para siempre y otros de gran plasticidad, sin olvidar la matanza del cerdo en Peñalén. Así, dedica un amplio apartado a la arquitectura popular de la que deja huella a través de sus casas y fachadas, puertas y dinteles, ventanas, balcones y aleros, placas de calles, aldabas y rejerías, fuentes, escudos nobiliarios, pairones y picotas, hasta llegar a la arquitectura románica y a los castillos.

Tampoco se olvida de la amplia variedad de flores que acogen estas tierras castellanas de Guadalajara dando a conocer algunas, como sucede con los árboles y animales. Otro amplio capítulo es el que dedica a las fiestas y tradiciones, que recoge en profusión de fotografías de gran calidad estética, en muchos casos acompañadas de una breve descripción de su desarrollo.

Dos páginas más, sobre deportes, y «Otros pueblos», un conjunto de más de doscientas cincuenta fotografías de menor tamaño, dan cierre al libro que se completa con dos páginas de bibliografía y el siguiente colofón: «Este libro se terminó de imprimir el día 24 de junio de 2010, festividad de San Juan, solsticio de verano, tan arraigado en la cultura de nuestros pueblos guadalajareños».

Un extenso volumen que no debe faltar en las bibliotecas alcarreñistas que se precien (y un buen regalo, dado su precio -nada abusivo-, tal y como está el percal librero en la actualidad).