Suárez de Puga, José Antonio (2010). Betleem

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de José Ramón López de los Mozos, bajo licencia CC By-sa petit.png
Cubierra de la obra.

Suárez de Puga, José Antonio. Betleem. Guadalajara : Fundación «Su peso en miel», 2008, 32 p. (Cuadernos Mendocinos).

Reseña publicada en Nueva Alcarria, «Baúl de libros», 13 de julio de 2012, p.39.


«Betleem» lleva por título este ramillete de poemas de José Antonio Suárez de Puga y a Belén, su hija, está dedicado, al igual que el soneto «A una niña que se llama Belén», una niña echada en un rebozo, con sus brazos abiertos y sus ojos durmientes… un Belén de carne recién hecho.

Es curioso que quien estas notas escribe, lo haga recién comenzado el verano, cuando los meses son más cálidos y apartados de los fríos invernales en que la Navidad y los belenes constituyen la expresión más genuina de una forma de ser y de pensar. Quizá sea ese el contrapunto que me ha hecho volver a este libro, escaso de páginas, como deben ser los libros de poesía, puesto que la poesía -como todo, pero más aún si cabe- debe degustarse con lentitud, paladearse hasta conseguir separar los sabores que la componen.

Este libro, sencillo en todo su ser material, al que acompañan unos dibujos del propio autor de las poesías, es un buen ejemplo de lo anterior. El lector puede encontrar una gavilla de dieciocho poemas que tienen por hilo conductor a la Navidad, poemas aparentemente fáciles de construir, en los que el ritmo se ajusta al ojo y hace que su lectura sea tan agradable.

Hay cierto regusto por la poesía barroquizante de siglos pasados: ¿Quién sobre el ocio de mi pobre mesa, / la navideña caridad ha puesto / con infantil y pastoril manera / el nuevo nacimiento?, cierta forma de acercarse a lo sencillo, al portal de Belén con sus figuritas ingenuas y artesanas.

Hay algunos villancicos; uno es el de la luna, otro el de la nieve y el llanto. La luna es la que pegábamos sobre el cielo azul de papel. La nieve es la que tenuemente cae sobre los caminos que hasta el nacimiento llegan, y el llanto es el de querer llorar porque las flores del camino se han vestido de blanco: ¿Qué flor del campo quieres que lleve si solo soy sembrador de lágrimas en la nieve?

Y también hay poemas para pueblos, para pueblos que son belenes de verdad, y que lo son más en el tiempo de la Navidad, cuando los Reyes Magos asoman por las cumbres, cuando el campo se torna de armiño y un niño pequeño llora en la lejanía. Es una «Navidad en Pastrana», la Pastrana amada de José Antonio Suárez de Puga, poeta, y la «Navidad en Majaelrayo», en la cumbre del padre Ocejón: Qué blancos tiende el jaral / lienzos de fino algodón / y pañales de cristal.

Versos rotundos, sonoros, delicados…

Yo he oído a Suárez de Puga, amigo, recitar sus versos, enamorado, y ahora es como si él los leyera, temperadamente, con sobriedad, modulando la voz con latidos como los del corazón que siente amor a raudales y la piel se torna de ave de corral y los ojos parecen relucir de forma no tan natural como suelen. Es que se siente el poema en la propia carne ¿en la carne, que es materia, o en el alma, que flota en las etéreas galerías como aletea una mariposa blanca, que recuerda la nieve, y el pensamiento que se eleva psicopompo?

Hay querencias, quizá oraciones que piden algo a Dios; una necesidad de lejanía para estar más cerca. Hay dejes místicos… como, por ejemplo, esa Llama encendida de un hogar helado. / Faro aflictivo de la noche oscura. / Ocaso terminal de la envoltura / que nadie ha abierto ni jamás tocado.

Una llama de ilusión, de luz que se atisba a lo lejos, entre la oscuridad de la vida, como una especie de re-nacimiento, un volver a nacer, que no otra cosa es la muerte para el que cree. La noche oscura y serena del alma que lleva hasta el Ser Supremo a través de esa escala ascendente que es la vida, de modo que mientras morimos vamos naciendo. Versos plenos de enjundia.

Versos que sirven de cauce, de vereda, a la vacilación y a la duda de quien es caminante en el belén de la vida, en ese tránsito más o menos largo y duradero que comienza en un pobre portal y conduce a las estrellas que apenas si se pueden ver con claridad porque los copos de nieve lo impiden.

En «Navidad en el cristal» hay unos versos, dos, que juegan alegremente y hacen que el poema cobre una vida chisporroteante y gozosa: Arde de gozo el cristal / aunque la noche está fría. / Delicada lejanía / asoma al cristal que vela / la curiosa duermevela / pálida de una bujía / encendida en el portal. / Arde de gozo el cristal / aunque la noche está fría...

Hay también un bellísimo «Retablillo de la adoración de los Reyes» en el que cada uno de ellos, hablando en primera persona, adora al Niño recién nacido y le ofrece su regalo: oro, incienso o mirra.

Es, en fin, un libro que alegra la vida, un libro que aporta ilusión, que hace pensar en la humildad y que quizá, quizá, nos vuelva un tanto niños (porque un niño es un hombre que todavía no ha dejado de serlo). Por eso este libro no necesita prólogo, prefacio, ni pórtico alguno. Su autor habla por él.