Segundo Sabio del Valle

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Juan Pablo Calero Delso, bajo licencia CC By-sa petit.png

Segundo Sabio del Valle fue profesor de Lengua Francesa en el Instituto de Guadalajara durante más de treinta años, desde 1897 hasta su jubilación en 1928. Sucedió en la cátedra a Francisco Fernández Iparraguirre. Nació en Madrid, el 2 de julio de 1858.

En Guadalajara, según indica el Padrón de Habitantes de 1904 (Archivo Municipal de Guadalajara, referencia 134544), vivío en la calle Barrionuevo Baja, hoy Ingeniero Mariño, en el segundo piso del número 17. Estuvo casado con Adela Dutoit, suiza, y tuvo cuatro hijas. La primera nació en Zaragoza, en 1888 y las otras en Madrid, entre 1890 y 1896 [1].

Profundamente interesado por la religión, pero completamente alejado de la Iglesia Católica, ingresó en la masonería y sabemos que formó parte de la logia Caballeros de la Noche, de Zaragoza, adscrita a la Gran Logia Simbólica Independiente, donde alcanzó el grado 33. Sin embargo, durante su larga estancia en Guadalajara no tenemos ninguna noticia de su posible actividad masónica, aunque desde 1925 hubo en la ciudad una nueva logia en la que no se integró.

Conversión al protestantismo

Firma de Segundo Sabio del Valle en una solicitud presentada ante el Ayuntamiento de Guadalajara (Archivo Municipal de Guadalajara)

Espíritu inquieto, se trasladó a Suiza donde se convirtió al protestantismo, regresando a España en 1879. Establecido en Zaragoza, hasta 1882 ayudó como predicador a Thomas Gulik, que era secretario de la Alianza Evangélica Española, y más tarde abrió su propia capilla en la calle Tejedores de la capital aragonesa y dirigió una escuela evangélica, situada en la calle de San Pablo. A partir de 1886 debió de volver a Suiza, pues aparece citado con sus hijos (“M. Segundo Sabio del Valle et ses enfants“) en una esquela aparecida en el Journal de Genève del 18 de agosto de 1888. A su regreso, fue agente de la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera en Madrid, además de colaborar en 1905 con Juan B. Cabrera y Cipriano Tornos en una revisión de la Biblia Reina-Valera, la versión española de las Sagradas Escrituras utilizada tradicionalmente por las Iglesias protestantes en nuestro país, demostrando así sus amplios conocimientos filológicos.

Estrechamente vinculado al espíritu de las Iglesias Evangélicas, nació el movimiento abolicionista contra la prostitución. En 1870 se publicó en el Daily News de Londres un manifiesto redactado por Josephine Butler, casada con un pastor anglicano, que se oponía a la legislación recientemente aprobada en el Reino Unido sobre la prostitución. Fue el germen de una Liga Abolicionista, que buscaba la prohibición absoluta de la prostitución combatiendo las causas reales que empujaban a la mujer a su práctica y promoviendo una educación moral que erradicase ese comportamiento. En España se desarrolló, en gran medida, gracias a los pastores protestantes, siendo Segundo Sabio del Valle su representante más destacado desde 1884, y llegó a ganar un primer premio en un concurso literario organizado por el masónico Gran Oriente de España para trabajos en prosa que versasen sobre la prostitución y los medios para combatirla.

Al mismo tiempo, desarrolló una interesante actividad cultural. Durante su estancia en Zaragoza fue socio de su Ateneo, del que llegó a ser vicepresidente, y a su regreso a España colaboró en revistas científicas como Naturaleza, ciencia e industria, en la que hemos encontrado un artículo suyo en 1892.

En Guadalajara

En 1915, ya en Guadalajara, tradujo la obra Ramilletes de siemprevivas, una selección de textos de Katherine Tingley, una conocida activista de la Sociedad Teosófica americana, fundadora de la escuela occidental de Raja-Yoga.

El banquete celebrado en Madrid para celebrar su cátedra de Francés en Guadalajara es buena prueba del reconocimiento cultural y social que alcanzó Segundo Sabio del Valle. El acto fue presido por José de Echegaray, Premio Nóbel de Literatura en 1904, hizo los brindis el doctor Tomás Maestre, médico y catedrático de la Universidad Complutense, y asistieron personajes como Julián Besteiro, según nos cuenta La Crónica de Guadalajara del 16 de junio de 1897.

Aunque tenemos noticias de su presencia en Guadalajara desde 1892, con motivo de su participación en algunos debates del Ateneo Caracense, sin embargo, durante su larga estancia en tierras alcarreñas no sólo no dejó pruebas de su proselitismo religioso sino que tampoco hemos encontrado otros rastros de su actividad cultural; no debió de encontrar en tierras alcarreñas un ambiente propicio para sus ideas. Pero, siempre activo, sabemos que fue presidente del Tiro Nacional en Guadalajara, una organización dedicada a la promoción y práctica del tiro deportivo.

Notas

  1. Javier San Andrés Corral nos ha proporcionado los datos del Padrón Municipal de Habitantes. Nos informa, además, que en 1921 Segundo Sabio del Valle vivía solo en la calle Juan Catalina, junto al Instituto, y que su esposa por entonces residia en Canillejas (Madrid)

Referencias

  • Bastian, Jean Pierre (2005). “Los dirigentes protestantes españoles y su vínculo masónico : 1868-1939 : hacia la elaboración de un corpus”. Murcia : Universidad de Murcia.
  • Calero Delso, Juan Pablo (2008). Elite y clase : un siglo de Guadalajara (1833-1930). Guadalajara. Guadalajara : Diputación Provincial.
  • Guereña, Jean-Louis (2002). “L’abolitionnisme de la prostitution, facteur associatif en Espagne sous la Restauration”, en Danièle Bussy-Genevois, Les espagnoles dans l’Histoire. Une sociabilité democratique. Saint Denis : Presses Universitaires de Vincennes.

Enlaces

http://memoriaprotestante.blogspot.com/2009/04/segundo-sabio-del-valle-y-el-movimiento.html