Regidores comisarios

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Manuel Rubio Fuentes, bajo licencia CC By-sa petit.png

Desde medidados del siglo XVI, el Concejo de Guadalajara, formado por los regidores, se organizó en comisarías, encargadas de llevar los asuntos más frecuentes o los que requerían una atención especial. Este artículo presenta las comisarías que tuvieron carácter permanente. Su papel en la administración municipal de aquella época puede equipararse al que ahora cumplen las comisiones informativas o las delegaciones del alcalde.

Las Comisarías permanentes

Actas de sesiones del Ayuntamiento de Guadalajara: una página de la sesión del 7 de enero de 1702 con el mobramiento de regidores comisarios (Archivo Municipal de Guadalajara).

En el siglo XVII las comisarías llegaron a ser muy numerosas. Atendiendo a su cometido podemos clasificarlas en cuatro grupos:

Comisarías para el gobierno de la ciudad

  • Comisaría de fuentes y empedrados (obras), desde el siglo XVI, se dividirá en dos (fuentes y empedrados) a partir de 1642, con dos regidores en cada una de ellas.
  • Comisaría para el aderezo de las casas del Ayuntamiento, cárcel, carnicerías, matadero y otras dependencias, segregada de la anterior en 1665, con dos comisarios
  • Comisaría del Colegio de la Gramática, desde 1635, fecha en que la Compañía de Jesús se hace cargo del Colegio, con un comisario.
  • Comisaría para el Colegio de la Doctrina, también llamado de la Latinidad, desde finales del siglo XVI, con un comisario.
  • Comisaría para la vigilancia de los pobres del Hospital, desde 1660, con uno o dos comisarios.
  • Comisaría para las Descalzas Reales, que desaparece en 1664, con un comisario.


Comisarías de fiestas y ceremonias

  • Comisaría del Santísimo Sacramento y demás fiestas de voto y devoción de la ciudad, la más importante de todas y la más antigua (primera mitad del siglo XVI) con dos o tres comisarios.
  • Comisaría para el aposento (el teatro) de Comedias, separada de la anterior en 1661 con dos comisarios.
  • Comisaría de visitas, también desgajada de la de fiestas en 1661, con otros dos comisarios.

Comisarías del Concejo

  • Comisaría de milicias, desde el siglo XVI, primero con tres comisarios y posteriormente con dos e incluso con uno solo.
  • Comisaría de soldados de presidios, desgajada de la anterior. Durará muy poco, desde 1642 a 1656, con dos comisarios.
  • Comisaría para escribir cartas, desde 1660, con un comisario.
  • Comisaría para refrendar títulos de oficios de la ciudad, desde 1660, con dos comisarios.
  • Comisaría para la observancia de los privilegios de la ciudad, desde 1643, con uno o dos comisarios.
  • Comisaría para refrendar títulos de caballeros. No se nombraba todos los años.
  • Comisaría de bulas, desde mediados del siglo XVI, con dos comisarios.


Comisarios de rentas reales y de hacienda municipal

  • Superintendente de la contaduría municipal, desde el siglo XVI, primero serán dos regidores y después uno solo.
  • Comisaría de millones, desde la segunda mitad del siglo XVI, con dos comisarios.
  • Comisaría para la expedición de cédulas de corrales, para el abrigo de los ganados, que surge en los años veinte del siglo XVII, con dos comisarios.
  • Comisaría de manifestaciones (declaraciones) y penas de ordenanza, desde 1639, con dos comisarios.
  • Comisaría para el arrendamiento de las tierras de la ciudad, desde la segunda mitad del siglo XVI, con dos comisarios.
  • Comisaría para el arrendamiento de las eras del Osario, lugar también llamado "Castil de Judíos", de las eras de "debajo de la puente" y otras partes, que comienza en el siglo XVI y se convierte en permanente en 1639, con dos comisarios.
  • Comisaría para las cuentas de propios y abastos. Primero se nombran regidores únicamente para la toma de cuentas por una semana, pero desde 1669 se convierten cargos anuales.
  • Comisaría para el reparto de las támaras y leñas bajas de los montes Alcarria y del Campo y sotos y riadas o "Comisaría de támaras", que procede del siglo XVI.


Nombramiento y número de comisarios

No había reglamento escrito sobre el nombramiento de los regidores comisarios, pero sí se respetaban ciertas pautas, que intentamos resumir a continuación.

El nombramiento de los comisarios era una atribución del alférez mayor o, en su defecto, de su teniente. Los regidores nuevos no solían ser nombrados comisarios hasta que ya habían pasado un tiempo en el cargo (aunque se exceptuaba de esta reserva al teniente de Alférez Mayor).

Todas las comisarías eran anuales. Los regidores no repetían en estos mandatos, salvo en aquellas casos en que se necesitaban un "especialista" (como la comisaría de bienes propios) o cuando un asunto importante no finalizado aconsejaba la repetición en el cargo.

Hasta finales del siglo XVI, los nombramientos se hacían por San Miguel, en mayo de cada año. En el siglo XVII se trasladaron a la primera sesión de cada año.

Inicialmente los regidores comisarios se nombraban en concejo abierto, celebrado en el pórtico o en la sacristía de la iglesia de San Gil, donde se convocaba a la población a campana tañida: asistían a esta sesión hidalgos, hombres buenos y plebeyos de la Ciudad. Pero más adelante los nombramientos se hicieron en concejo cerrado, reunido en la residencia de los duques del Infantado o en la Casa Comnsistorial cuando esta se construyó. Al concejo cerrado solo acudían el corregidor y los regidores.

Los nombramientos se hacían siempre en el mismo orden, empezando por la comisión mas antigua e importante: la de Fiestas de la ciudad. El número de regidores por comisaría dependía de la importancia del negocio: los comisarios de fiestas, de obras o de impuestos, siempre fueron dos o tres, pero normalmente las comisarias estaban regentadas solo por un regidor. Siempre se procuraba nombrar regidores con experiencia o que dominaran el asunto.

En principio, todos los regidores podían ser nombrados comisarios, pero normalmente las comisarías eran ocupadas solo por los regidores que vivían de forma permanente en la ciudad, salvo aquellas que eran asignadas por orden de antigüedad. Sin embargo a veces los regidores que no vivían en la ciudad exigían su nombramiento si les correspondía, porque este servicio municipal podía favorecerles más adelante para ocupar otros cargos políticos. En este caso era frecuente que ocuparan la comisaría durante un tiempo y que después la pusieran a disposición del Concejo que nombraba a otro regidor en su lugar, o bien con el permiso del Consistorio el saliente proponía al sustituto que solía ser aceptado por el resto de los regidores.

A medida que fue disminuyendo el número de regidores que residían en la ciudad hubo alguno que ocupó tres o cuatro comisarías en un mismo año. Este hecho permite determinar que familia o familias dominaban la política del Ayuntamiento en las distintas épocas.

Referencias

  • Mejía Asensio, Angel; Rubio Fuentes, Manuel, y Salgado Olmeda, Félix (2007) Historia Moderna de la provincia de Guadalajara: Siglos XVI-XVIII.Guadalajara : Ediciones Bornova.
  • Rubio Fuentes, Manuel (1991). "Organización del Ayuntamiento de Guadalajara a mediados del siglo XVII". Wad-al-hayara, n. 18, 1991, p. 213-224.

- (2001). "El Concejo de Guadalajara en el siglo XVII: Actuación de los regidores de Guadalajara". 'VII Encuentro de Historiadores del Valle del Henares', p. 231-238.

- (2003). Una ciudad castellana en el Siglo de Oro : Guadalajara (1630-1700). Guadalajara : Diputación Provincial.

  • Salgado Olmeda, Féliz (1997). "La ciudad de Guadalajara a mediados del siglo XVIII". Wad-al-hayara, n. 24, 1997, p. 67-112.

- (2003). "Oligarquía urbana y gobierno de la ciudad de Guadalajara en el siglo XVIII (1718-1788)". Guadalajara : Diputación Provincial 2003.

  • Sánchez León, Pablo (1998). Absolutismo y comunidad : los orígenes sociales de la guerra de los comuneros de Castilla. Madrid : Siglo XXI.