Regidores

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Manuel Rubio Fuentes, bajo licencia CC By-sa petit.png

Los cargos más importantes de los que integraron el Concejo de Guadalajara durante la Edad Moderna fueron los regidores. Su papel puede equipararse al de los concejales actuales.

Actas de sesiones del Concejo de Guadalajara de 1454 (Archivo Municipal de Guadalajara)

En un principio, durante la época medieval las reuniones del Concejo eran abiertas y las decisiones sobre la vida local se tomaban entre todos los vecinos que participaban en las mismas, convocados a campana tañida en la plaza del Concejo o en el atrio de la iglesia de San Gil. En aquella época los regidores eran elegidos por los asistentes al Concejo entre los todos hombres buenos de la ciudad.

A lo largo del siglo XV, el Concejo de la ciudad se transforma en una institución cerrada a unos pocos: ya no se reúne el pueblo, ni se le llama a campana tañida. Solo se convoca a los regidores en algún lugar cerrado que podía ser la sacristía de la iglesia o la vivienda de alguno de ellos, del corregidor o de los duques del Infantado hasta que se construyó el edificio del Ayuntamiento a finales del siglo XVI. Al mismo tiempo, ya no se renovarán los oficios por elección, como antes, sino que la Corona, haciéndose dueña de ellos, entregará los títulos al mejor postor. Una oligarquía formada por los caballeros se había apropiado del gobierno local.

Nombramiento

En líneas generales, no podían ser regidores aquellos que se dedicaban a la recaudación de rentas reales, a trabajos viles y mecánicos, los que eran clérigos, los que padecían incapacidad mental o eran sordos, ciegos o mudos, los extranjeros y los menores de edad. La mayoría de edad se alcanzaba a los veinticinco años sin embargo se podía acceder al cargo a los dieciocho años y, con dispensa real, a los catorce aunque sin derecho al voto.

En un principio, en la época del Concejo abierto, los cargos de regidor eran elegidos por los vecinos, divididos en dos estados: la mitad del número de regidores correspondía al estado noble de la ciudad y la otra mitad al estado de los hombres buenos pecheros de la misma. Los pechero eran los que pagaban los impuestos.

Cuando la Corona comenzó a controlar el porder en los Ayuntamientos, mediante el envío de corregidores, que presidían las reuniones municipales, las regidurías o regimientos pasaron a ser intervenidos por la misma y fueron entregados al mejor postor. Al mismo tiempo, dado que la venta de estos cargos proporcionaba muchos ingresos a la Hacienda real, la Corona fue aumentando su número sin orden ni concierto en todas las ciudades y villas del Reino.

Tiempo de ocupación del cargo

En un principio, cuando eran elegidos por los vecinos, el mandato de los regidores era por un año, desde San Miguel de septiembre hasta la misma fecha del año siguiente sin que habitualmente fueran reelegidos. Posteriormente, cuando los oficios pasaron a depender de la Corona, los títulos eran entregados por un tiempo determinado como pago a los servicios prestados al rey (militares, políticos o económicos), al final del cual el cargo podía ser ocupado por otras personas que hubieran hecho méritos para ejercerlos. Más adelante se convirtieron en cargos vitalicios.

En 1617, aquellos regidores que quisieron y podían pagar la cantidad exigida por la Corona, convirtieron sus cargos en hereditarios con lo cual ocupaban el puesto hasta su muerte o hasta que fuese su voluntad. Ellos mismo podían ceder su oficio, venderlo, arrendarlo o pasarlo a otro para que lo ejerciera como teniente o sustituto.

Evolución del número de regidores de Guadalajara

En la ordenanzas de 1405, corregidas y elevadas a definitivas en 1417, que regulaban el Concejo abierto de Guadalajara, este estaba formado por 8 regidores, 4 jurados y 4 alcaldes ordinarios, que se correspondían con las cuatro parroquias en que se dividía la ciudad, los cuales posteriormente pasaron a llamarse simplemente "cuatros".

Cuando a lo largo del siglo XV el Concejo se tranforma en un órgano cerrado a la participación de todos los vecinos, comienza el ascenso de poder de los regidores como representantes de la oligarquía hidalga ciudadana, a la vez que disminuían las atrubuciones de los jurados y cuatros, representantes del pueblo llano. La Corona comienza entonces a entregar los regimientos a esta hidalguía a la vez que aumenta su número.

En 1546, la ciudad disponía de doce regimientos. Este número se había más que duplicado en 1629, cuando llegaron ser veintiséis. El número siguió creciendo. En 1662 se produjo el último acrecentamiento (tres regidores más) que elevó la cifra a cuarenta y uno. Sin embargo, nunca llegaron a cubrirse todos esos puestos porque la ciudad pudo "consumir", es decir comprar a la Corona cuatro de ellos, de modo nunca pasaran de treinta y siete los regimientos ocupados realmente.

Competencias de los regidores

Las competencias de los regidores eran muy amplias, pues discutian y aprobaran todas las cuestiones referentes al gobierno y administración de la ciudad, gestionaban sus finanzas, controlarán el abastecimiento de la población, cuidaban de la obras de infraestructura e higiene, etc. Desde mediados del siglo XVI y sobre todo desde el siglo XVII se organizaron en comisarias o comisiones especializadas en diversos asuntos. Sobre esta cuestión remitimos al artículo sobre los regidores comisarios.

Referencias

  • López Villalba, José Miguel (1990). "El ascenso de los caballeros y escuderos de Guadalajara y los privilegios reales: siglos XII-XV". Actas del II Encuentro de Historiadores del Valle del Henares, p.187-196.

__ "El Cuaderno de condiciones del común de Guadalajara en 1405" (1990). 'Espacio, tiempo y forma, p. 121-156

  • Rubio Fuentes, Manuel (1994). "Los duques del Infantado y la ciudad de Guadalajara en el siglo XVII". Actas del IV Encuentro de Historiadores del Valle del Henares. p. 219-226.

__ "El Concejo de Guadalajara en el siglo XVII : actuación de los regidores de Guadalajara” (2001). Actas del VII Encuentro de Historiadores del Valle del Henares, p. 231-238.