Parque de la Rosaleda

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Guillermo Fernández. Weigand, bajo licencia CC By-sa petit.png

El descubrimiento, durante el siglo XIX, de nuevas especies de rosas silvestres en China, principalmente, y en otras partes del mundo, supuso la incorporación de material genético que ha permitido el desarrollo de un sin fin de nuevos grupos de rosales: híbridos de té, floribundas, polyanthas, grandifloras...

Todo ello ha hecho del rosalismo un mundo interesante y enriquecedor, pero sin duda complejo para el aficionado novel. Un problema que pretendemos ayudar a mitigar con esta aproximación a la Rosaleda de Guadalajara.

Creación de la Rosaleda

Planta del proyecto de Rosaleda (1986)

El proyecto de la Rosaleda fue realizado formando parte de una actuación de mayor calado, en la que se recogía también la ampliación del Cementerio Municipal. El proyecto, denominado «Proyecto de jardinería de la ampliación del Cementerio de Guadalajara y rosaleda de la Avenida del Ejército», fue redactado por D. Juan Antonio Corral Ochaita, ingeniero de montes del Ayuntamiento de Guadalajara, en marzo de 1986. El objetivo del proyecto, según consta en el mismo, era adecentar la parte final de la citada avenida mediante la construcción de un parque-rosaleda. Aunque en el proyecto se cita que el parque debería estar concluido en diciembre del mismo año, la inauguración oficial no se llevó a efecto hasta abril de 1987.

Posteriormente, en 1994, se realizó una mejora en la que se construyeron unas pérgolas para facilitar una zona de sombra a los visitantes. Las plantas elegidas para recubrir las pérgolas fueron parras vírgenes.

La parcela tiene unas dimensiones de 100,50 m de largo por 43,00 m de ancho, lo que supone una superficie total de unos 4.300 m2. Se ha dividido en varios parterres rectangulares, alguno cuadrado, separados por calles configurando un diseño clásico rectilíneo. Los parterres tienen unas dimensiones de 4 ó 7 m en su lado más estrecho y de 4, 7 y 34,50 m de longitud. Hay también un pequeño parterre central de 5 x 5 m.

Variedades

Rosa «Virgo» del grupo «Híbridos de Té»

La Rosaleda de Guadalajara presenta una rica colección de variedades clásicas, algunas de las cuales cuenta ya con casi 100 años de antiguedad, importantísimas en la historia del rosalismo del último siglo. Las variedades presentes en este parque pertenecen a estos grupos :

  • Rosales miniatura
  • Rosales trepadores
  • Rosales en arbusto
  • Rosales de copa

Los rosales miniatura, también llamados de "pitiminí" o "rosales de patio", poco numerosos en la colección, son fáciles de reconocer por su reducido tamaño. El proyecto inicial proponía la plantación de nueve variedades de este grupo.

Los rosales trepadores son casi siempre el resultado de mutaciones espontáneas (llamadas «sports» por los anglosajones) de variedades en arbusto. Son fáciles de distinguir porque son variedades de crecimiento sarmentoso, con ramas largas que deben sujetarse a soportes, por lo cual se sitúan pegados a paredes, verjas o perchas especialmente diseñadas para ello.

Entre los rosales en arbusto podemos distinguir un buen número de grupos importantísimos como los rosales híbridos de té, los floribunda, los polyantha, los grandiflora... Incluso hay multitud de rosales que no pertenecen a grupos bien definidos por lo que se meten en un cajón de sastre denominado genéricamente rosales arbustivos.

Los rosales de copa son un subtipo de los rosales en arbusto y también una variante de los rosales trepadores. Su característica distintiva es la de que han sido injertados en un portainjerto que forma un tronco recto y alto, de aproximadamente un metro de altura (a veces algo menos y a veces bastante más). Si las variedades injertadas sobre el citado tronco portainjerto son rosales en arbusto, las plantas tendrán un porte similar al de arbolitos, llamados en algunos catálogos «rosales de pie alto», mientras que si la variedad injertada es un rosal de tipo sarmentoso, sus ramas tendrán tendencia a caer desde lo alto, proporcionando al conjunto un aspecto muy ornamental. A este último grupo de rosales de copa en la mayoria de los catálogos se les denominan «rosales llorones».

Referencias

Más información sobre la Rosaleda de Guadalajara en la web de la Asociación de Jardicultura