Juan Menéndez Pidal

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Juan Pablo Calero Delso, bajo licencia CC By-sa petit.png
Juan Menéndez Pidal (Flores y Abejas, 17 de marzo de 1907)

Gobernador civil de la provincia de Guadalajara en 1902 y 1903.

Nació en Madrid el 31 de mayo de 1858 y falleció en la misma ciudad el 28 de diciembre de 1915, aunque siempre consideró a Asturias como su patria chica, pues sus padres, Juan Menéndez Fernández y Ramona Pidal Lando, habían nacido en Pajares y Villaviciosa, respectivamente. A causa de los traslados de su padre residió temporalmente en La Coruña y en Oviedo, donde realizó los estudios de Bachillerato.

Para continuar la tradición familiar (su padre y su hermano mayor fueron magistrados) se trasladó a Valladolid donde cursó la licenciatura en Leyes, doctorándose en 1881 en la Universidad Central con una Tesis sobre Reglas equitativas para trazar la línea divisoria entre ambas potestades, creada entre derechos e intereses de la Iglesia y el Estado. Aunque no tuvo vocación por el Derecho, en 1891 se presentó a las oposiciones para la Cátedra de Derecho Natural de la Universidad de La Habana[1]..

Desde muy pronto, sus intereses se orientaron hacia otros ámbitos. Se inició en la literatura en 1880 publicando El conde Muñazán, que señalaba las líneas maestras de su producción poética, dedicada a rescatar la tradición oral de Asturias con la recuperación de viejos romances o con la autoría de nuevos poemas inspirados en ese legado popular. En 1885 dio a la imprenta Poesía popular. Colección de los viejos romances que se cantan por los asturianos en la danza prima, esfoyazas y filandones, que influyó decisivamente en la vocación filológica de su hermano pequeño, Ramón Menéndez Pidal[2].

Como periodista, en 1883 fundó la revista satírica El trasgo[3]y más tarde dirigió algunos periódicos de carácter político y marcado acento conservador, como La Lealtad de Córdoba[4], en 1886, y La Unión Católica de Madrid[5], en 1895. Más tarde fue redactor jefe de la Revista de archivos, bibliotecas y museos', una publicación de evidente índole profesional, y a su muerte pertenecía a la redacción del diario católico El Universo de Madrid, que por entonces dirigía el alcarreño Rufino Blanco Sánchez[6]

Pero su actividad profesional fue la Historia. Prestaba servicio en la Biblioteca del Instituto Jovellanos de Gijón, cuando en febrero de 1896 esta institución fue incorporada a la red pública, ingresando así en el Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Anticuarios como Oficial administrativo de segundo grado[7]. En 1897 se trasladó al Archivo Histórico Nacional, siendo adscrito a la Sección de Sigilografía, motivo por el cual recorrió buena parte de la geografía española acumulando una erudita información que se publicó, póstumamente, en su libro Sellos españoles de la Edad Media'[8]. En 1911 perteneció a la junta encargada de la adquisición de obras para las Bibliotecas y la Hemeroteca Nacional[9].

En 1908 fue nombrado director del Archivo Histórico Nacional, cuando ya era Secretario de la Junta Facultativa del Cuerpo[10], y en 1914 fue elegido para ocupar el sillón A de la Real Academia Española de la Lengua. En ambos nombramientos, como en otros anteriores, se vio arropado por la poderosa influencia de su familia, por su primo Luis Pidal y Mon en el primer caso y por su hermano Ramón en el segundo[11].

En Guadalajara

Cuando el 8 de diciembre de 1902 Juan Menéndez Pidal llegó a Guadalajara para asumir el Gobierno Civil tenía una amplia experiencia política. En las elecciones de febrero de 1891 ganó el escaño al Congreso por la circunscripción lucense de Ribadeo, limítrofe con Asturias[12]. El 7 de marzo de 1899 ya había sido designado gobernador civil de Pontevedra, donde cesó el 10 de marzo de 1901.[13].

Estuvo al mando de la provincia alcarreña hasta el 21 de diciembre de 1903, que fue destinado al Gobierno Civil de Ciudad Real, aunque no llegó a tomar posesión y cinco días después se le encargó la misma responsabilidad en Burgos. En esta provincia castellana cesó el 9 de diciembre de 1904 a petición propia, pues según informó su hermano Ramón a Antonio Maura en una entrevista particular, necesitaba reingresar en el Cuerpo Facultativo de Archivos y Bibliotecas. El 25 de diciembre de 1907 volvió a ser elegido para el Gobierno Civil de Ciudad Real, pero tampoco se incorporó en esta ocasión, siendo cesado el28 de enero de 1907[14].

En su nombramiento para el Gobierno Civil de Guadalajara, influyó su hermano Faustino, que era Magistrado de esa Audiencia Provincial[15]. No entró con buen pie en tierras alcarreñas, pues al poco tiempo de llegar enfermó su esposa[16], pero desde el principio se mostró como un gobernador activo e inflexible: multas por blasfemar en la vía pública, por abrir las tabernas a deshorai…[17]. También fue acusado de presionar a alcaldes y electores con el objetivo, frustrado, de quebrar en la provincia la hegemonía de los liberales leales al conde de Romanones.

Notas

  1. Gaceta de Instrucción Pública, 5 de febrero de 1892.
  2. Los romances recopilados en esta obra habían sido recogidos personalmente de la tradición oral por Juan Menéndez Pidal o por otros folkloristas asturianos, alguno de los cuales (como Bernardo Acevedo Huelves), enviaría sus hallazgos posteriores a su hermano Ramón.
  3. Un artículo publicado por Juan Menéndez Pidal en esta revista molestó a otro asturiano fuertemente vinculado con Guadalajara: Leopoldo Alas Clarín, que ya estaba enfrentado políticamente a la familia Pidal. Este artículo fue causa de una profunda antipatía entre ambos; Clarín despreciaba la recopilación de los romances orales de aquél y Juan Menéndez Pidal llegó a participar en el boicot al estreno de Teresa. la única obra dramática del autor de La Regenta.
  4. Este periódico fue fundado en abril de 1886 por el conde de Torres Cabrera para ser órgano del Partido Conservador en la provincia cordobesa. Juan Menéndez Pidal tuvo que abandonar la dirección del diario unos meses después y poco más tarde el periódico sufrió una profunda crisis.
  5. La Unión Católica, que empezó a editarse en 1887, había sido un portavoz del ideario del partido homónimo fundado por Alejandro Pidal y Mon en 1881, una organización que había nacido a raíz de la ruptura de los neocatólicos con el Carlismo. Aunque en 1895 el partido ya se había integrado en las filas de los conservadores de Antonio Cánovas del Castillo, el periódico seguía en manos de la familia Pidal, a la que pertenecían tanto Alejandro Pidal y Mon como Juan Menéndez Pidal.
  6. Naturalmente, colaboró además con otras muchas publicaciones. Valga como ejemplo de su temprana vocación periodística y literaria su artículo, bajo el título «El aliento del ahorcado, leyenda», en el número 7 de 1881 de La Ilustración gallega y asturiana, de Pontevedra.
  7. Gaceta de Instrucción Pública, 15 de marzo de 1896.
  8. A Juan Menéndez Pidal se debe, por ejemplo, la correcta comprensión del escudo de la villa de Cifuentes, tomado de un sello que acompañaba a un documento de 1299, que fue erróneamente interpretado por el historiador Juan Catalina García López, según se expresa en el informe que a petición del Ayuntamiento cifontino redactaron los archiveros Placido Ballesteros y Paloma Rodríguez.
  9. La Vanguardia, 18 de diciembre de 1911.
  10. Gaceta de Instrucción Pública, 31 de enero de 1912.
  11. Agustín Torreblanca López, «Noticia de los directores del Archivo Histórico Nacional». En: Boletín de ANABAD , 1996, tomo 46, n 1.
  12. Archivo del Congreso de los Diputados, serie documentación electoral, signatura 105-30.
  13. AGA 02.003 caja 51/03051.
  14. ABC, 26 de enero de 1907.
  15. La Crónica, Guadalajara, 13 de diciembre de 1902.
  16. La Crónica, Guadalajara, 17 de enero de 1903.
  17. Ver, por ejemplo, La Crónica, Guadalajara, 31 de enero de 1903 y 7 de febrero de 1903.

Bibliografía

  • CALERO DELSO, Juan Pablo. «Los gobernadores civiles de Guadalajara: una primera aproximación». En: Actas del XIII Encuentro de Historiadores del Valle del Henares. Guadalajara: Diputación Provincial, 2012, p. 231-242.