Isabel Muñoz-Caravaca López-Acevedo

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Juan Pablo Calero Delso, bajo licencia CC By-sa petit.png

Isabel Muñoz-Caravaca nació en Madrid el 3 de agosto de 1848. Maestra, periodista y científica, fue una de las personalidades más destacadas de la Guadalajara contemporánea. De familia aristocrática, estudió en Madrid y París, recibiendo también enseñanza musical en el Real Conservatorio de Madrid con el maestro Manuel de la Mata. El 7 de diciembre de 1874 se casó con Ambrosio Moya de la Torre y Ojeda, veintiséis años mayor, que era Director del Instituto de Noviciado y había impartido clase en la Universidad Central de Madrid, en la que había obtenido el Doctorado en Ciencias con la primera tesis sobre Probabilidad que se presentó en España. Catedrático de Instituto desde 1844, había ejercido la docencia en Logroño, Murcia y Valencia.

Mujer de capacidad y de carácter, hasta que murió su marido vivió la vida propia de una familia burguesa, pero al enviudar rompió con los convencionalismos y decidió "cumplir el mandato bíblico de ganarse el pan con el sudor de su frente". En septiembre de 1895 se incorporó a la Escuela de Niñas de Atienza, en la que desarrolló una intensa labor pedagógica que se vio reflejada en sus libros Principios de Aritmética y Elementos de la Teoría del Solfeo. Pero su magisterio fue más allá de sus obligaciones académicas, atendiendo una Escuela Nocturna para Adultos y preparando a algunas jóvenes de Atienza para ingresar en la Escuela Normal de Magisterio. En 1902, cansada del acoso caciquil y eclesiástico, renunció a su plaza de maestra, aunque desde la Junta Local de Primera Enseñanza impulsó la construcción de una nueva escuela en Atienza.

Científica pionera, se dedicó a la Astronomía e instaló un telescopio en su domicilio de Atienza, siendo admitida en la Sociedad Astronómica de Francia. En agosto de 1905 fue la anfitriona de Camille Flammarión, que vino a España para observar un eclipse de sol y con el que cooperó en sus investigaciones sobre el terreno. Además a ella se debe la restauración y estudio de la bandera medieval de La Caballada.

Feminista

Carta de Isabel Muñoz Caravaca al Ayuntamiento de Atienza, solicitando la baja del padrón para darse de alta en el de Guadalajara.

Asidua colaboradora de la prensa, escribió en Atienza Ilustrada, en Flores y Abejas, El Republicano, La Alcarria Obrera y Juventud Obrera de Guadalajara y en Acción Socialista de Madrid. La prensa le sirvió de medio de agitación; fueron sonadas sus campañas contra la pena de muerte, los festejos taurinos y el maltrato a los animales. Feminista de primera hora, sostenía un feminismo con un fuerte acento social que iba más allá de la demanda del sufragio; lejos del feminismo burgués de su tiempo, fue pionera del feminismo socialista que buscaba, en un plano de igualdad, la emancipación de las mujeres y de la clase obrera. Porque Isabel Muñoz Caravaca se sumó a la causa de los trabajadores y, aunque nunca perteneció a ningún partido ni sindicato, colaboró con las Sociedades Obreras de Guadalajara y respaldó desde la prensa las luchas de las clases populares.

En abril de 1910 se trasladó a Guadalajara para acompañar a su hijo Jorge, que había obtenido una plaza de Auxiliar de Secretaría de la Junta Provincial de Instrucción Pública. Poco después enfermó de cáncer y aquí falleció el 28 de marzo de 1915.

Referencias

  • Calero Delso, Juan Pablo (2006): Isabel Muñoz Caravaca. Mujer de un siglo que no ha llegado aún. Almud Ediciones. Ciudad Real.

Enlaces externos