Instituto General y Técnico

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Juan Pablo Calero Delso, bajo licencia CC By-sa petit.png
Patio del Instituto de Segunda Enseñanza (Revista Popular, 1891, n. 14, p. 1).
Memoria acerca del estado del Instituto General y Técnico durante el curso de 1923 a 1924.
Homenaje del Instituto de Guadalajara a sus alumnos, redactado por Gabriel María Vergara Martín.

EL INSTITUTO DE SEGUNDA ENSEÑANZA de Guadalajara, hoy IES Brianda de Mendoza, se inauguró el 30 de noviembre de 1837 con un discurso de Pedro Gómez de la Serna, jefe político de la recién nacida provincia, en el desamortizado Convento de San Juan de Dios; era uno de los primeros centros educativos de estas características que se abrían en la nueva España liberal. Nació con una reducida plantilla, sólo seis profesores bajo la dirección de Dionisio Hermosilla, que atendían a una menguada lista de alumnos, catorce en un primer momento. La escasa matrícula fue su principal problema durante esos primeros, y finalmente, el régimen moderado del general Ramón María Narváez lo clausuró mediante un Real Decreto de fecha 4 de septiembre de 1850.

Con el retorno de los progresistas al poder, volvió el Instituto a abrir sus puertas; de forma provisional en noviembre de 1855 y con carácter definitivo desde el 31 de enero de 1857, celebrándose solemnemente la reapertura del centro el 16 de septiembre de 1858 con un discurso de su catedrático de Matemáticas, Zacarías Acosta Lozano, siendo director el presbítero Manuel Mamerto de las Heras.

Las necesidades materiales del Instituto, dictadas por el aumento de su matrícula y la apertura de gabinetes y laboratorios, hizo conveniente su traslado al Convento de la Piedad, también desamortizado, donde Brianda de Mendoza había establecido un colegio de doncellas. Allí convivió con la Diputación Provincial, hasta que en 1882 se instaló en su actual emplazamiento llevándose los fondos del Museo de Pintura, y con la Cárcel, que también se trasladó a su propio edificio. La Biblioteca Provincial siguió compartiendo sus instalaciones con el Instituto y a partir del año 1864 integraron, ejerciendo los catedráticos del centro educativo como bibliotecarios. En 1902 se acometieron importantes reformas en el edificio, dirigidas por el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, descubriéndose los restos de la fundadora del Convento y preservándose la antigua Iglesia conventual.

Cerrado en el curso 1936-1937, siguió impartiendo clase durante la Guerra Civil, celebrando el centenario de su fundación.

Nuevo edificio

En 1972 el Instituto se mudó a un nuevo edificio, a las afueras de la localidad, y la Biblioteca se instaló en las salas remozadas del Palacio del Infantado. En 1978 se abrió un segundo Instituto de Bachillerato, el Buero Vallejo, dejando de ser el Instituto Brianda de Mendoza el único de la provincia.

Durante su más de 150 años de existencia han pasado por el Instituto prestigiosos profesores como José Julio de la Fuente, Tomás Escriche Mieg, Hermenegildo Giner de los Ríos, Francisco Fernández Iparraguirre, Hilarión Guerra Preciado, José Rogerio Sánchez García, Juan Dantín Cereceda, Segundo Sabio del Valle, Gabriel María Vergara Martín y Marcelino Martín González del Arco.

Bibliografía

  • Calero Delso, Juan Pablo (2008). Elite y clase : un siglo de Guadalajara (1833-1930). Guadalajara : Diputación Provincial.
  • Pozo Andres, María del Mar; Manuel Segura Redondo y Alejandro Díez Torre (1986): Guadalajara en la historia del magisterio español (1839-1939). Guadalajara : Universidad de Alcalá de Henares.

Enlaces

  • Acta y discurso inaugural del 30 de noviembre de 1837: [[1]]
  • Discurso pronunciado en su reapertura en 1858 y publicado en 1887 con motivo de su cincuentenario: [[2]]
  • Librito de Gabriel María Vergara Martín publicado con motivo del primer centenario: [[3]]