Hispano-514

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Pedro José Pradillo y Esteban, bajo licencia CC By-sa petit.png
Hispano-514 (Patronato Municipal de Cultura).
LA ACTUALIDAD DE NUESTRA INDUSTRIA. - Para nosotros ha sido una grande y agradable sorpresa el comprobar, con ocasión de la visita que hemos hecho a los talleres de “LA HISPANO”, de Guadalajara, Sección Automóviles, que hay en toda ella una febril actividad para la construcción EN SERIE de un nuevo coche verdaderamente nacional.

Con este párrafo se abría una página publicitaria inserta en el diario ABC de Madrid correspondiente al día 28 de julio de 1931. Aquí, el redactor anónimo daba cuenta a sus lectores del importante avance industrial que se estaba produciendo en nuestra capital: «…la primera tentativa que se hace en España para esa fabricación en serie, que es el único método que permite producir para vender a precios que puedan interesar al comprador.»

Lamentablemente, ese perfil de éxito y bienestar sólo se mantendrá durante unos cuantos meses, pues la factoría cesó en su actividad en julio de 1932.

Pero el proyecto automovilístico Hispano–514 tan solo era un capitulo más en la trayectoria de La Hispano, S.A. Fábrica de Automóviles y Material de Guerra; una sociedad que durante dos décadas, entre 1916 y 1936, fue el motor económico de Guadalajara y su comarca.


Hispano-514: un utilitario de fabricación nacional

Anuncio de La Hispano S.A. publicado en la revista Crónica (1931).
Placa de identificación del Hispano-514: números de motor y chasis del vehículo matrícula V-13.373.

En el verano de 1931, cuando se puso a la venta este nuevo vehículo, los responsables de FIAT Hispania no dudaron en recurrir a la coyuntura institucional surgida el 14 de abril de ese año como estrategia publicitaria: UNA NUEVA INDUSTRIA EN UNA ESPAÑA NUEVA. Por ello, en los anuncios para la prensa escrita asociaron la imagen del utilitario con la de la fachada del Congreso de los Diputados y recurrieron a la bandera tricolor para integrarla en su anagrama y logotipo.

Pero también, el lanzamiento de este nuevo utilitario se realizaba en uno de los momentos más críticos de la industria automovilística, afectada por las sinergias de la depresión estadounidense y por una política proteccionista del gobierno de España que había incrementado notablemente las cargas aduaneras para los productos de importación.

Luis Maestre publicaba en Motoavión: Revista práctica de automovilismo y aviación (número 71, de 25 de marzo de 1931) el artículo «El comercio del automovilismo» en el que analizaba esta cuestión y exponía las nefastas consecuencias que tenía la aplicación de unos gravámenes aduaneros muy elevados: «El consumidor encuentra un producto que hoy es de primera necesidad, encarecido doblemente, porque a la elevación de las tarifas hay que agregar la baja de nuestra moneda». Según este ingeniero, esas tarifas no tenían justificación ninguna y afectaban directamente a la implantación del automóvil utilitario; pues, mientras un coche de lujo (con un precio medio de venta al público de 40.000 pesetas), pagaba un 33 % de su valor en tasas, el utilitario (vendido en 5.000) se veía cargado con más del 100 %. Esta diferencia sería una de las causas de la notable bajada de matriculaciones en 1930, reducidas en un 10 % con respecto al ejercicio anterior. Por ejemplo, en Guadalajara se había pasado de 210 matriculaciones en 1929 a tan solo 130 en el siguiente año.

Quizás por ello, la apuesta realizada por Fiat en Guadalajara fue acogida por la prensa del momento como una vía de esperanza para la recuperación de la industria del motor, reducida entonces a un pequeño grupo de manufacturas nacionales y a los talleres de montaje que Ford y General Motors habían instalado en nuestro país.

Así, además del reportaje publicado en ABC, podemos citar lo vertido en El Mundo Deportivo de Barcelona de 9 de agosto de 1931:

El Hispano licencia Fiat, puede considerarse un producto casi exclusivamente nacional, construido en la fábrica Hispano de Guadalajara, adquirida hace algún tiempo por la potente marca italiana. La primera serie construida es de 128 coches que no presentan otro elemento importado que el motor. Lo demás, todo es producto nacional salido de los talleres de Guadalajara o procedente de otras manufacturas que se dedican a la fabricación de accesorios.

Entre mayo y agosto de 1931 se montaron en los talleres de Guadalajara varios centenares del utilitario Hispano-514, sin que nunca se haya podido precisar el número exacto de vehículos terminados y comercializados. Los especialistas en la materia, Manuel Lage o Emilio Polo, creen que no se superaron las 300 unidades, una cifra muy alejada de las expectativas anunciadas por el ingeniero Vicente Roa. Tampoco tenemos certeza de cuántos han sobrevivido al rigor del tiempo; quizás, no más de una decena, conservados en colecciones privadas poco conocidas. De hecho, nosotros sólo sabemos del existente en los fondos del gerundense Museo Salvador Claret de Sils (matrícula B-47.838), y de otros en manos particulares en Castellón (matrícula CS-2.431), Gerona (GE-4.095) y Granada (GR-4.207).

El modelo Hispano-514 es un sedan de cuatro puertas; idéntico al Fiat-514, con el que comparte todos los elementos de mecánica, mandos, instrumentación y diseño. Únicamente se diferencian en la coraza del radiador: partida en su eje en la versión alcarreña; y, evidentemente, en el escudo del fabricante que lucen en este frontal: una ‘H’, sobre la bandera tricolor de la Segunda República, cercada por la corona de laureles de la marca Fiat y ornamentada con las alas extendidas de La Hispano-Suiza, las firmas subyacentes de este proyecto y de la factoría alcarreña.

Tanto el Fiat como el Hispano-514, estéticamente, son deudores de los modelos americanos de la década de los veinte, con diseño muy funcional y reducidas dimensiones (con el suficiente espacio para albergar cómodamente a cuatro pasajeros). La influencia americana se detecta igualmente en la mecánica. Los Hispano son vehículos con motores de hierro de cuatro cilindros con bancada de tres apoyos, válvulas laterales, y encendido por distribuidor. Cuentan con caja de cambios de cuatro marchas que optimizan el rendimiento de sus 28 caballos de fuerza, logrando una velocidad media de 70 kilómetros por hora.

Ficha técnica

Motor

Tipo: monobloque de 4 cilindros en línea con culata desmontable, realizado en fundición de hierro. Cigüeñal sobre 3 apoyos. Refrigeración líquida.

Posición: delantera longitudinal.

Diámetro x carrera: 67 x 102 mm.

Cilindrada: 1.438 cc.

Distribución: 2 válvulas laterales por cilindro con un solo árbol de levas alojado en el bloque.

Alimentación: combustible suministrado por gravedad a un carburador horizontal Solex 26 FHD con silenciador tipo Boldrocchi.

Encendido: con batería, bobina y distribuidor Marelli o Delco Remy.

Engrase: a presión con bomba de engranajes.

Potencia efectiva: 28 CV a 3.400 rpm.

Transmisión

Tipo: a las ruedas traseras.

Embrague: monodisco en seco.

Caja de cambios: manual, con 4 velocidades y marcha atrás.

Trasmisión final: eje trasero rígido tipo banjo con diferencial. Grupo cónico con relación 10/56.

Bastidor

Estructura: chasis de acero estampado con largueros longitudinales de sección en U unidos por puentes transversales.

Suspensión: ejes rígidos con ballestas semielípticas y amortiguadores hidráulicos de brazo.

Frenos: tambores con zapatas de expansión interna sobre las cuatro ruedas. Mando mecánico.

Dirección: por sinfín.

Ruedas: discos de chapa estampada tipo América con llantas de 18 pulgadas.

Neumáticos: de balón, en medida 4,75/5,25 x 18 pulgadas.

Carrocería

Tipo: Metálica. Sedan 4 puertas diseñado por la casa Fiat.

Plaza: cuatro.

Dimensiones

Batalla: 2,55 metros.

Vías: 1,23 metros.

Largo, ancho, alto: 3,85 x 1,5 x 1,72 metros.

Peso: 1.100 kilogramos.

Prestaciones

Velocidad máxima: 85 km/h.

Consumo aproximado: 10 l./100 km.

Hispano-514 matrícula V-13.373

Traslado del Hispano-514 a Guadalajara. Empleados del Parque Móvil Municipal procediendo a la carga del vehículo en Quart de Poblet.

A la escueta nómina de Hispano-514 documentados hoy en día tenemos que añadir el ejemplar adquirido por el Patronato Municipal de Cultura en septiembre de 2009 a José Luis Martínez de Osaba en la localidad valenciana de Quart de Poblet. Este vehículo obtuvo su permiso de circulación el 11 de abril de 1933, siendo entonces propiedad de Antonio Muñoz, domiciliado en el número 3 de la calle Colón de la capital del Turia.

Esa fecha de matriculación, abril de 1933, y el número de su bastidor, 5400274, nos pueden indicar que nuestro Hispano-514 fuera una de las últimas unidades montadas en Guadalajara, en concreto la número 274. Según la información publicada en el semanario Flores y Abejas de 9 de abril de 1933, parte de esta producción final fue adquirida por el Ayuntamiento de Madrid. Así se deduce de las declaraciones realizadas por el concejal Miguel Bargalló en el Pleno del día 3 de ese mes:

Se extraña de que quiera echarse al Gobierno de la República la culpa del cierre de «La Hispano», cuando éste ha hecho todo lo posible porque funcionara, accediendo a sus peticiones. Recuerda cómo vivía la fábrica en los últimos tiempos de la Monarquía, amenazando siempre con cerrar, y los comentarios que se hicieron al entregar al Ayuntamiento de Madrid el pedido de automóviles que se consiguió se adjudicara a ella para evitar el cierre.

En el momento de la adquisición del Hispano-514 matricula V-13.373, éste se encontraba en proceso de reconstrucción; por esta razón el Patronato Municipal de Cultura inició seguidamente el oportuno expediente para contratar el servicio de su restauración total. Después de analizadas diversas ofertas, el contrato de terminación y puesta en marcha se formalizó con Raúl Casanova Balbás de Maestro Clásico S.L., empresa especializada en el sector con domicilio en Azuqueca de Henares.

La localización, adquisición y restauración de este utilitario ha supuesto un importante esfuerzo para el Patronato Municipal de Cultura, y un objetivo más en su afán de incrementar y documentar el patrimonio mueble de Guadalajara. Detrás de todo ello, además, subyace un importante proyecto: reunir las piezas posibles y necesarias que permitan crear el “Museo de la Ciudad”.

Entre tanto, bajo el epígrafe: HISPANO–514. El automóvil y la industria en Guadalajara (1917-1936), se organizó entre el 24 de marzo y el 20 de abril de 2011 una exposición temática en el Teatro-Auditorio Buero Vallejo. Allí se mostró el vehículo adquirido en Quart de Poblet junto a una interesante colección de documentos, publicaciones periódicas, fotografías e imágenes sobre las instalaciones, productos y personal de La Hispano, S.A. Fábrica de Automóviles y Material de Guerra y de otras industrias existentes entonces en Guadalajara.

Bibliografía

  • Lage, Manuel. Hispano Suiza, Pegaso : un siglo de camiones y autobuses. 3ª ed. Barcelona ; Madrid : Lunwerg, 1995.

__ Hispano Suiza, 1904-1972 : hombres, empresas, motores y aviones / Manuel Lage ; con la colaboración de S.J. Sánchez Renedo y M. Viejo. Madrid : LID, 2003.

  • Polo, Emilio. La Hispano-Suiza : los orígenes de una leyenda 1899-1915. Madrid : Wings & Flags, 1994.

__ "Hispano 10 CV tipo 514. Vientos revolucionarios". En: Motor Clásico. Madrid, 2002, n. 176.

  • Pradillo y Esteban, Pedro José. Hispano-514 : el automóvil y la industria en Guadalajara (1917-1936). Guadalajara : Patronato de Cultura, 2011.