Fielazgo

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Félix Salgado Olmeda, bajo licencia CC By-sa petit.png

El oficio municipal de Fielazgo o "fiel ejecutor" consistía en revisar en los comercios y mercados públicos de la ciudad las pesas y las medidas, así como asistir el repeso de ciertos productos en las transacciones comerciales. Este cargo también se conocía en muchos lugares con el nombre de "fiel almotacén".

El beneficio de los fieles ejecutores derivaba de la percepción de tasas por cada repeso, o de los porcentajes de las multas por falsificación en el peso.

Felipe II creó en 1569 en casi todas las ciudades dos oficios de fiel ejecutor, vendidos al mejor postor, pero en las Cortes de 1573 se decidió que esos oficios fuesen adquiridos por los concejos previo pago a sus propietarios.

En Guadalajara, los oficios creados en tiempos de Felipe II fueron "consumidos" (suprimidos) posiblemente en 1576. Hasta ese año encontramos 2 oficios de fieles ejecutores, con voz y voto en el Ayuntamiento, lo mismo que un oficio de regidor. Pero desde entonces el Concejo nombraría anualmente solo un fiel ejecutor.   Tenemos noticias de dos oficios de fielazgo en Guadalajara en el siglo XVI:

  • El primero conseguido por Bernardino de Arco antes de 1571, al que sucedió su hijo Hernando de Loaysa el 28 de septiembre de 1575.
  • El segundo fue ejercido por Pedro [Ximénez] de Cañizares que al menos hasta 1576.


Referencias

Archivo Municipal de Guadalajara. Fondo del Ayuntamiento de Guadalajara : Serie de actas de sesiones. Siglo XVI.