Federación Local de la Primera Internacional

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Juan Pablo Calero Delso, bajo licencia CC By-sa petit.png
Solicitud de la Asociación Cooperativa de Obreros para abrir un horno de pan: 14 de septiembre de 1881 (Archivo Municipal de Guadalajara).

EN OCTUBRE DE 1871, la Federación Regional Española, sección hispana de la Primera Internacional, anunciaba que se encontraba en vías de formación una Federación Local en Guadalajara, pero en la reunión mantenida por el Consejo internacionalista el 17 de diciembre de 1871, sólo se recogió la adhesión individual de Bernardino Martín, pintor de oficio y residente en Guadalajara. El 24 de diciembre de 1871 el semanario La Federación anunciaba un dinamismo extraordinario en diversas Federaciones Locales, entre las que citaba a Guadalajara, aunque aún no estaba formalmente constituida. Quizás fuese la fundación de la Asociación Cooperativa de Obreros de la ciudad la que sirvió de base a esta información, pues en su número del 14 de enero de 1872 seguía insistiendo La Federación sobre la actividad de una Federación Local internacionalista en la capital de la provincia. Pero no debía de ser tan activa esta organización local cuando, en el acta correspondiente al 31 de enero de 1872, todavía recogía el Consejo Federal la solicitud de afiliación individual de Antero Baños Montero, zapatero y vecino de esa ciudad.

No fue fácil la constitución de una Federación internacionalista en Guadalajara; en primer lugar, porque faltaba un entramado industrial que emplease un número significativo de trabajadores, y por otro lado, en Guadalajara había surgido un fuerte movimiento republicano que contaba con la adhesión entusiasta de la mayoría de la clase trabajadora arriacense.

Constitución de la Federación Local

Antero Baños Montero, miembro fundador de la Ferederación Local de Guadalajara, comunica su baja en el Cuerpo de Voluntarios de la República Federal, 4 de agosto de 1873 (Archivo Municipal de Guadalajara).

Por fin, el día 10 de febrero de 1872 se constituyó de manera definitiva la Federación Local de la capital alcarreña, pero contó con tan escasa afiliación y debió de llevar una vida tan precaria que en el mes de junio el Consejo reconoció que no había tenido ningún contacto reciente con ella, y en octubre de ese mismo año ya se la consideraba disuelta; aunque hay datos que atestiguan que todavía seguía actuando a finales de diciembre de ese mismo año. Sea como fuere, desde comienzos de 1873 sólo queda constancia de la presencia de algunos afiliados, que perdieron todo contacto con el Consejo Federal después de la ilegalización de la Federación Regional Española en enero del año siguiente.

A pesar de todos estos avatares y dificultades, la sección arriacense de la FRE debió de agitar significativamente con su presencia las ya revueltas aguas de la política local durante los años del Sexenio Revolucionario. Gregorio Herrainz, cronista siempre atento a la realidad de la Guadalajara de esos años, apostrofa a la burguesía alcarreña “¿Cómo sorprendernos de que cunda el odio del débil contra el fuerte, de que el socialismo salga a nuestro paso, amenazador y rugiente, ayer bajo la forma de derecho al salario, hoy bajo la de La Internacional, mañana sabe Dios bajo qué fase?", demostrando que en la capital alcarreña la fugaz existencia de la Federación Local obrera bastó para amenazar con separar definitivamente a la burguesía progresista y republicana de la clase trabajadora.

A lo largo de 1873 no tenemos más noticia de la sección arriacense de la FRE que la referencia aparecida en La Emancipación, el órgano de los marxistas hispanos, el día 18 de enero de 1873 donde se acusa recibo de un donativo, remitido por un internacionalista apellidado Baños, para apoyar a unos trabajadores en huelga, cuyo autor podemos identificar como el zapatero internacionalista arriacense. Por todo ello podemos suponer que en esos días los internacionalistas arriacenses estarían todavía lo suficientemente activos como para que se les intentase implicar en la lucha establecida entre anarquistas y marxistas para hacerse con el control de la FRE.

En 1874, la FRE internacionalista fue puesta fuera de la ley y forzada a pasar a la clandestinidad; el núcleo de Guadalajara no pudo sostener su labor sindical pero se mantuvo activo dentro de la Asociación Cooperativa de Obreros local. En 1881, legalizadas de nuevo las sociedades obreras, Antero Baños Montero volvió a poner en pie al grupo internacionalista arriacense.

Referencias

  • Actas de los Consejos y Comisión Federal de la Región Española de la AIT (1870-1874 (1969). Barcelona : Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad.
  • Cartas, comunicaciones y circulares del III Consejo Federal de la Región Española de la AIT (1972). Barcelona : Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Barcelona.
  • Calero Delso, Juan Pablo (2008). Élite y clase : un siglo de Guadalajara (1833-1930). Guadalajara : Diputación Provincial.
  • Esteban Barahona, Luis Enrique (1998). La I Internacional en Castilla-La Mancha. iciones. Madrid : Celeste Ediciones.