El Republicano

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Juan Pablo Calero Delso, bajo licencia CC By-sa petit.png

El 7 de marzo de 1902 apareció en la ciudad de Guadalajara el semanario El Republicano, el primer periódico de la izquierda que se publicó en la provincia alcarreña en el siglo XX. Dejó de editarse temporalmente en enero de 1904, pero al mes siguiente, tras la elección de una nueva Junta republicana, volvió a salir sin interrupción hasta su cierre, en julio de 1905.

El Republicano era un semanario que se publicaba los lunes; Juan Diges Antón nos dice que era “buen periódico tipográficamente considerado y muy radical en política”. Tenía cuatro páginas de gran formato. No hemos visto ninguna ilustración o grabado en los pocos números que hoy se pueden consultar.


El Republicano 01.jpg


Sólo conocemos el nombre de su director, Tiburcio Montalvo, aunque su fundación respondió a un impulso colectivo para responder al acoso del conde de Romanones, que despojó a los federales de la Alcaldía de la ciudad con acusaciones falsas de corrupción. El periódico tenía sus oficinas en el piso principal del número 6 de la Plaza de Moreno y se imprimía en La Minerva, taller tipográfico propiedad del también republicano Felipe Pérez Cerrada que se encontraba en la calle Bardales, número 5.

Contenidos

En sus páginas se refleja la unidad que lograron los republicanos alcarreños, divididos también aquí en múltiples partidos y corrientes, como ocurría en el resto del país, pero que en la ciudad y provincia de Guadalajara trabajaban siempre juntos; en su interior podemos encontrar referencias a Unión Nacional Republicana, Fusión Republicana, la Federación Revolucionaria o al Partido Republicano Federal; este mismo espíritu se traslucía en las numerosas noticias y comentarios referidos a las Sociedades Obreras alcarreñas.

Esta falta de ánimo partidista se traducía en la gran variedad de colaboradores que prestaban su pluma al periódico; algunos de proyección nacional (como Nicolás Salmerón, Blasco Ibáñez, Miguel Morayta, Melquíades Álvarez, Gumersindo Azcárate, Joaquín Dicenta, Fernando Lozano Demófilo o Rafael María de Labra) y otros de ámbito provincial. La mayoría de los artículos iban sin firma o rubricados con seudónimo (Don Pablo, Fray Velón, Doctor Silvio, Nubro Romeno). Destaca la presencia de mujeres (Belén Sarraga y Amalia Domingo Soler) aunque se limitasen a colaborar con algunos poemas. También Isabel Muñoz-Caravaca prestó su colaboración al semanario con asiduidad y hay indicios para suponer que intervenía en la redacción de la sección de «Noticias Educativas».

La publicación contaba además con algunas secciones fijas como La Quincena Médica, Noticias Educativas o Chispazos. No podían faltar en un periódico progresista de la época los espacios de divulgación científica: durante 1902 publicó una larga serie de artículos sobre la energía eléctrica firmados por Armando Oliveros Millán, "auxiliar de verificación eléctrica".

Cerrado el periódico en 1905, los republicanos de Guadalajara tardaron más de un cuarto de siglo en disponer de un nuevo portavoz: Abril.

Referencias

  • Calero Delso, Juan Pablo. “El ocaso de la burguesía republicana de Guadalajara (1891-1910)”, Wad-al-Hayara, n. 27, p. 143-180.
  • Sánchez, Isidro y Rafael Villena. Periodistas vocacionales: la prensa en la provincia de Guadalajara (1810-1940), Ciudad Real : Almud.

Enlaces

Un artículo publicado en El Republicano sobre la Escuela Laica de Guadalajara: http://laalcarriaobrera.blogspot.com/2008/05/loor-d-felipe-nieto.html