Diego de Desmaissieres López de Dicastillo

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Juan Pablo Calero Delso, bajo licencia CC By-sa petit.png

Diputado por Guadalajara en 1844, y senador vitalicio en 1846, 1850, 1851 y 1853, Diego de Desmaissieres López de Dicastillo, marqués de los Llanos de Alguazas y conde de la Vega del Pozo, nació en Madrid el 12 de junio de 1806 y falleció en la ciudad francesa de Pau el 28 de marzo de 1855.

Familia

Era hijo de Miguel Desmaissieres Flores, nacido el día 7 de febrero de 1779 en la ciudad de León y fallecido en Madrid el 19 de diciembre de 1822, y de Bernarda López de Dicastillo Olmeda, condesa de la Vega del Pozo y marquesa de los Llanos de Alguazas, nacida en Madrid en agosto de 1774 y fallecida el 8 de octubre de 1841. Contrajeron matrimonio el 14 de enero de 1802 y tuvieron nueve hijos, de los que cuatro fallecieron a poco de nacer; además de Diego, sobrevivieron Luis (1805-1823), Engracia (1807-1855), Manuela (1812-1843) y María Micaela (1809-1865).

Miguel Desmaissieres siguió la carrera militar, como su padre Arnaldo Desmaissieres Rassoir (1733-1813), ingresando como cadete en las Reales Guardias Valonas para pasar, ya como teniente, al Regimiento de Fusileros y Granaderos; durante el levantamiento popular del 2 de mayo de 1808 en Madrid se interpuso personalmente entre los patriotas y el coronel Auguste Lagrange, asistente del mariscal Joachim Murat, salvándole así la vida. Su madre, Bernarda López de Dicastillo, pertenecía a una familia de la nobleza del antiguo reino de Navarra, con intereses en la ciudad de Guadalajara y en el reino de Murcia, y era camarista de la reina María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV.

Su hermana Micaela Desmaissieres y López de Dicastillo nació en Madrid el 1 de enero de 1809 y falleció en Valencia el 24 de agosto de 1865. Fue la fundadora de la orden religiosa de las Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad, una congregación dedicada a la educación de las jóvenes que fue aprobada por la Santa Sede en el año 1861. En 1889 dio comienzo su proceso de canonización, que concluyó el 4 de marzo de 1934 con su elevación a los altares bajo la advocación de Santa María Micaela del Santísimo Sacramento.

En el mes de octubre de 1844, Diego de Desmaissieres López de Dicastillo solicitó la Real Carta de Sucesión de los títulos de Marqués de los Llanos de Alguazas y Conde de la Vega del Pozo; el título familiar de Vizconde de Jorbalán fue cedido, por común acuerdo con su madre, primero a su hermana Manuela Desmaissieres López de Dicastillo y, al fallecer ésta, a su hermana María Micaela, siempre con carácter vitalicio pero con la condición de que a su muerte se reincorporase a quien ostentase el título de Conde de la Vega del Pozo. Desde 1844 fue caballero de la Orden de Calatrava y en 1850 obtuvo la Gran Cruz de Isabel la Católica, además de ser Caballero Maestrante de los Reales Alcázares de Sevilla. En octubre de 1838 fue nombrado Gentilhombre de Cámara de Carlos Luis de Borbón-Parma, Duque de Luca e Infante de España.

El 12 de febrero de 1846 se casó, en su palacio de Guadalajara, con María de las Nieves Sevillano Sevillano. La pareja tuvo dos hijas: la primera, María de las Nieves, nació el 9 de febrero de 1850 pero falleció el 19 de septiembre de 1853 cuando sólo contaba tres años de edad, y la segunda, María Diega, nació en Madrid el 16 de junio de 1852, falleciendo en la ciudad francesa de Burdeos el 9 de marzo de 1916.

María de las Nieves Sevillano Sevillano era hija de Juan Sevillano y Fraile, que nació en Vicálvaro el 9 de febrero de 1790 y falleció en su palacio de la madrileña calle de Jacometrezo el 19 de febrero de 1864, y de Juana María Nicolasa Sevillano Sevillano, que habían contraído matrimonio el 16 de marzo de 1815. Tuvieron dos hijas; la mayor, María Nicolasa Sevillano Sevillano, que nació el 25 de diciembre de 1815 y falleció el 17 de febrero de 1875, contrajo matrimonio con el conde de Goyeneche y la segunda, María de las Nieves, que nació en Vicálvaro el 5 de agosto de 1817 y falleció en Guadalajara el 22 de junio de 1882, tuvo por esposo a Diego Desmaissieres López de Dicastillo.

La acusada personalidad de Juan Sevillano Fraile influyó poderosamente en toda la familia. El 9 de junio de 1767 se unieron en matrimonio José Ezequiel Sevillano Pérez y Feliciana Fraile Martín, enlace del que nacieron tres hijos: José Ruperto, Rafael Antonio y Juan Sevillano Fraile. Eran propietarios de tierras en Vicálvaro, por entonces una pequeña villa a las afueras de Madrid que se había convertido en uno de los principales abastecedores de pan para la capital del reino; los Sevillano fueron los proveedores de pan para el Palacio Real. Con la fortuna conseguida con tan próspero negocio, Juan Sevillano Fraile pudo adquirir numerosas fincas rústicas desamortizadas a lo largo del segundo tercio del siglo XIX, no sólo en Vicálvaro y sus alrededores sino en otras regiones españolas, sobre todo en Murcia y La Mancha.

Con las rentas de estas fincas se hizo con un importante capital, entrando a participar en el negocio de la banca y de las inversiones industriales, en la órbita de la familia Rothschild. Como banquero, aportó sus recursos en apoyo a la monarquía isabelina, prestando numerosos servicios a la reina María Cristina de Borbón, más señaladamente durante su exilio a partir de 1840. No podía esperarse otra cosa de quien había participado con valor en la Guerra de la Independencia y en la Primera Guerra Carlista, componiendo una larga carrera militar que le identificó con la monarquía y con la ideología liberal; en 1823 ya era alcalde de Vicálvaro, pero en 1824, con la restauración absolutista, pidió ser eximido de ese cargo municipal. Es natural que en diciembre de 1846, con la reina María Cristina de Borbón en la Corte madrileña y con los moderados en el poder, la reina Isabel II le recompensase concediéndole el título de Marqués de Fuentes del Duero y nombrándole senador vitalicio.

Pero la corrupción y los escándalos financieros, especialmente puestos de manifiesto con las concesiones ferroviarias, salpicaron al gobierno y a la Familia Real y provocaron el descontento de algunos sectores moderados, que en 1854 organizaron un pronunciamiento del ejército que fue capitaneado por el general Leopoldo O'Donnell. Este movimiento cívico y militar, conocido como la Vicalvarada, se inició en esta localidad madrileña por ser el lugar de residencia de Juan Sevillano Fraile, que había roto con la reina María Cristina de Borbón y su entorno y había financiado el pronunciamiento y ofrecido su palacio como centro de reunión para los conspiradores. En octubre de 1854 y como recompensa a su generosa colaboración con el pronunciamiento militar, el nuevo gobierno nacido de la Vicalvarada concedió a Juan Sevillano Fraile la Grandeza de España de Primera Clase y el título de Duque de Sevillano.

A pesar de la brillante trayectoria política y financiera de Juan Sevillano Fraile, el enlace de su hija con Diego Desmaissieres no era desventajoso para ninguno de los dos cónyuges. Si aquélla era heredera de una fortuna tan cuantiosa que aportó al matrimonio la exorbitante dote de ocho millones de reales, éste poseía una situación económica solvente y pertenecía a la más rancia nobleza. El abuelo de Diego, Arnaldo Desmaissieres, había nacido en el cantón francés de Valenciennes, que hasta 1678 perteneció al Flandes español, por lo que la familia siempre mantuvo una estrecha vinculación personal y un vasto patrimonio económico en Francia, hasta el punto que Diego Desmaissieres, sus hermanos Luis y Manuela y su hija María Diega fallecieron en suelo galo.

Diego Desmaissieres era descendiente de una las familias nobles que habían gobernado la ciudad de Guadalajara en el siglo XVIII: los López de Dicastillo. El 25 de abril de 1705 se concedió a Mateo López de Dicastillo el título navarro de Conde de la Vega del Pozo. Su hijo Javier ejerció la Alferecía Mayor de la ciudad de Guadalajara como teniente de la Casa del Infantado y el hijo de éste, Roque López de Dicastillo Solís de Magaña, ostentó cargos municipales en Madrid y en la capital alcarreña. Además, a diferencia de otros regidores, los miembros de esta familia residieron en la ciudad y ejercieron sus cargos personalmente, por lo que consiguieron un claro ascendiente sobre los vecinos, prestigio que conservaban en las primeras décadas del siglo XIX.

Este poder político y esta influencia social estaban respaldados por una vasta hacienda; en 1715 se calculaba a Javier López de Dicastillo una fortuna próxima a los 120.000 reales de vellón, a los que había que añadir diversos patronatos y la dote de su esposa; sólo las rentas de sus mayorazgos le proporcionaban más de 40.000 reales anuales, después de descontar las cargas.

Diego Desmaissieres, atendiendo a estas raíces, al fallecer su padre en 1822 se trasladó a vivir a Guadalajara con toda la familia. Allí falleció su madre, Bernarda López de Dicastillo, en el año 1841 y nueve años después, su hermana María Micaela se trasladó al colegio que había abierto en Madrid y que fue el germen de su congregación de las Madres Adoratrices. Durante estos años, los de la Década Moderada (1844-1854), Diego Desmaissieres mantuvo su residencia habitual en la capital alcarreña, cuando no estaba en destinos diplomáticos, facilitando que en 1844 fuese elegido diputado por la circunscripción de Guadalajara.

Desde 1855, tras la muerte de Diego Desmaissieres, el palacio siguió acogiendo a su viuda y a su hija, María Diega, que en 1882 heredó, después de perder a su madre, todos los títulos y propiedades cuya valoración superaba los cien millones de pesetas en plata. El palacio de Guadalajara fue hermosa y generosamente reconstruido a su costa, siguiendo los planos del arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, pero no volvió a ser habitado por la familia. En estos años finales del siglo XIX, María Diega Desmaissieres construyó en Guadalajara un hermoso panteón de estilo neobizantino donde reposan los restos mortales de sus antepasados y los de ella misma, atendiendo una disposición testamentaria de su padre.

Carrera diplomática

Diego Desmaissieres López de Dicastillo no siguió la carrera militar, en la que habían destacado su padre y su suegro, y optó por la diplomática. Su primer destino, el 16 de junio de 1825, fue la Corte de los zares de Rusia, pero su mala salud hizo conveniente su traslado. Pasó a la legación española en Roma, donde permaneció desde febrero de 1827 hasta el 25 de julio de 1828. El 29 de junio de 1834 fue nombrado secretario encargado de la legación de S.M. en Nápoles, pero a causa del motín de La Granja, el 31 de agosto de 1836 fue relevado de su cargo y se trasladó a París, donde se le exigió que jurase la Constitución de 1812 que acaba de entrar de nuevo en vigor. Ante las turbulencias políticas en España y por su descontento particular con el nuevo gobierno progresista, solicitó permiso para residir en París durante un tiempo.

Con la vuelta de los moderados al poder, Diego Desmaissieres prosiguió su carrera diplomática y fue enviado a la embajada española en París aunque, una vez más, los cambios políticos de su tiempo forzaron su traslado cuando en febrero de 1848 la revolución puso punto final al reinado de Luis Felipe de Orleans en Francia y se proclamó la II República, a la que se mostró hostil. Fue destinado a Bélgica y en 1850 le encontramos como enviado extraordinario y ministro plenipotenciario ante el rey de Cerdeña, donde fue recompensado con el Gran Cordón de la Orden de San Mauricio y San Lázaro.

Se alineó sin ninguna duda con el partido moderado, aunque su posición política venía marcada más por la fidelidad a la reina, y en general a la monarquía, que por su firme identidad con el ideario liberal. Tanto él como su suegro pertenecían a la camarilla de la reina María Cristina de Borbón, y se integraban en ese sector del partido moderado que colocaba a la monarquía por encima de la constitución y que consideraba que la autoridad de la reina era anterior y superior a una soberanía nacional que no reconocían. Y si bien Juan Sevillano Fraile acabó asociándose con los moderados puritanos y apoyando el pronunciamiento del general Leopoldo O’Donnell en 1854, Diego Desmaissieres siempre permaneció leal al moderantismo más reaccionario.

Su vinculación con la reina Isabel II fue muy estrecha; no conviene olvidar que su hermana María Micaela sería visitante asidua del Palacio Real, donde había sido introducida por el Padre Antonio María Claret, confesor de la reina. Y, por otra parte, es interesante reseñar que el general Ramón María Narváez, máximo líder del moderantismo liberal y principal valedor de Isabel II en esos años, había sido comandante del cuerpo de Reales Guardias Valonas, al que habían pertenecido el padre y abuelo de Miguel Desmaissieres, una familia originaria del Flandes español.

La falta de descendencia masculina, en un tiempo en el que las mujeres quedaban recluidas en el ámbito doméstico, impidió que los Desmaissieres pudiesen articular una élite liberal moderada en Guadalajara, paralela a la que estaban construyendo los progresistas. La desafección de Álvaro de Figueroa y Torres, conde de Romanones, que se integró en el Partido Fusionista Liberal anuló las posibilidades de la familia Torres, la única capaz de dirigir con éxito a la fracción más conservadora de la burguesía, y dejó el campo libre a la élite progresista alcarreña.

Los apuros económicos pasados por su familia desde 1822, cuando falleció su padre, hasta el año 1826, cuando su madre heredó el mayorazgo de los López de Dicastillo por la muerte de su hermano, y las posibilidades de enriquecimiento que le ofrecía su suegro Juan Sevillano Fraile, y en general la proximidad a la corona, la animaron a invertir en empresas financieras e industriales a partir de 1836, formando una sociedad con la compañía francesa Choviteau. Fue, además, miembro destacado del Casino de Madrid, centro de recreo de la alta burguesía madrileña.

Elección y actividad parlamentaria

Diego Desmaissieres fue elegido diputado por Guadalajara en 1844, en un proceso electoral que vio anulados los votos emitidos en el Señorío de Molina por diversas irregularidades, una decisión que ya se había producido en anteriores comicios sin que en esta ocasión, como en las anteriores, se pudiese culpar a la insurrección carlista de las dificultades para ejercer el sufragio en esa comarca.

Las nuevas Cortes Constituyentes abrieron sus puertas el 10 de octubre y Diego Desmaissieres juró su cargo y tomó posesión de su escaño el día 17 de ese mismo mes, que ocupó hasta el 31 de octubre de 1846. Su actividad parlamentaria en el Congreso de los Diputados fue muy escasa. Ingresó en las siguientes secciones: tercera, de la que fue vicepresidente; cuarta, de la que fue secretario; sexta y séptima, de la que fue presidente. Se integró en la Comisión de etiqueta, que recibía y acompañaba a la reina en la solemne apertura de las Cortes, y en la de operaciones en la Bolsa, un asunto en el que tenía fuertes intereses particulares como inversor. Sólo cabe reseñar un discurso suyo sobre los plazos de entrada en vigor de la nueva Constitución moderada y de las leyes orgánicas derivadas.

En 1847 la reina Isabel II le nombró senador vitalicio, y permaneció en el Senado hasta que en 1854 se disolvió la Cámara Alta, por preferir las nuevas autoridades unas Cortes unicamerales, para lo que modificaron la Constitución vigente; cuando el Senado volvió a abrir sus puertas, en el año 1857, Diego Desmaissieres ya había fallecido.

Mientras fue senador, nombramiento que le llegó precisamente cuando se encontraba en misión diplomática en Venecia, simultaneó sus actividades como representante de España en diversos países de Europa con su actividad parlamentaria, por lo que su presencia y participación en la Cámara Alta fue muy limitada. En alguna sesión se informó públicamente de su ausencia temporal de la Corte por este motivo.

Ocupó el puesto de Secretario de la Mesa del Senado en la legislatura de 1849-1850, en la de 1848 formó parte de la Sección Primera, en la de 1851 se integró en la Comisión que visitó a la infanta María Luisa Fernanda de Borbón con motivo de dar a luz y en la de 1853 se inscribió en la de Administración Económica. Sólo se registraron dos intervenciones parlamentarias suyas y en asuntos de poca importancia.

Fuentes de archivo

  • Archivo del Congreso de los Diputados. Serie documentación electoral: 24 nº 40.
  • Archivo General del Ministerio de Justicia. Legajo 189-3, nº1675.
  • Archivo General del Palacio Real. Caja 16.843/29.
  • Archivo Histórico Nacional. Estado 7505-Exp. 8, Fondo Ministerio Hacienda 1495-Exp. 12, O.M. Caballeros Calatrava Mod. 170.
  • Archivo Histórico de Protocolos de Madrid. 25.066, 25.360, 25.368, 25.870.
  • Archivo del Senado. HIS-0501-04

Bibliografía

  • Alonso de Cárdenas y López, Ampelio. Caballeros de las Órdenes de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa que ostentaron un título nobiliario (Siglo XIX). Madrid : Hidalguía, 1990.
  • Baldominos Utrilla, Rosario. "Los Diputados a Cortes elegidos por Guadalajara de 1837-1844". Actas del IV Encuentro de Historiadores del Valle del Henarese Henares, 1994, p. 265-276.
  • Calero Delso, Juan Pablo. Elite y clase : un siglo de Guadalajara (1833-1930). Guadalajara : Diputación Provincial, 2008.
  • Diccionario biográfico de parlamentarios españoles : 1820-1854. Madrid : Cortes Generales, 2012. ISBN: 978-84-7943-429-8.
  • Fernández-Mota de Cifuentes, Maria Teresa. Relación de títulos nobiliarios vacantes, y principales documentos que contiene cada expediente que, de los mismos, se conserva en el archivo del Ministerio de Justicia. 2ª ed. Madrid : Hidalguía, 1984.
  • Herce Montiel, Pablo. La Duquesa del Sevillano y su obra social. Guadalajara : Diputación Provincial de Guadalajara, 1999.
  • Salgado Olmeda, Félix. Elite urbana y gobierno de Guadalajara a mediados del siglo XVIII. Guadalajara : Patronato Municipal de Cultura, 1998.