Cuadernos de Etnología de Guadalajara (2011-2012), n. 43-44

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de José Ramón López de los Mozos, bajo licencia CC By-sa petit.png
Cubierta de la revista

Cuadernos de Etnología de Guadalajara: revista de Estudios del Servicio de Cultura de la Diputación de Guadalajara.

N. 43-44 (2011-2012), 448 p.

Reseña publicada en Nueva Alcarria, «Baúl de libros», 14 de diciembre de 2012, p. 43.


Han transcurrido ya más de veinticinco años desde que el primer número de la revista Cuadernos de Etnología de Guadalajara, el 0, viera la luz a modo de prueba, y ahora, como sin darnos cuenta, vamos por el 43-44.

Corría por tanto el año 1986 y estos Cuadernos, sencillos en su nacimiento, quisieron servir de cauce de expresión a cuantos quisieran dar a conocer las manifestaciones más variadas del folklore provincial, de las formas de ser y pensar de las gentes que poblaron y aun pueblan las tierras de Guadalajara.

Al comienzo fueron, como su propio nombre indica, unos simples cuadernos o, casi mejor, unos cuadernillos, de no muchas páginas, donde con gran ilusión se iban publicando trabajos de diversa extensión y contenido que comenzaron saliendo trimestralmente, que después pasaron a ser semestrales y aún anuales, cuando el número de colaboraciones así lo exigió.

Afortunadamente el interés que despertaron desde el primer momento hizo que muchas personas colaborasen en ellos, a través de trabajos que trataban de aspectos muchas veces ignorados o insuficientemente conocidos: botargas de las que se desconocía su existencia o de las que se tenían escasos o deficientes datos, puesto que ya no quedaban supervivientes que pudieran hablar de sus correrías carnavalescas; cánticos que entonaban las mujeres por Semana Santa en solicitud de limosna para poder sufragar los gastos del «monumento» de Jueves Santo; muestras de una arquitectura popular local que, cada día más deprisa, van siendo aniquiladas; juegos infantiles que se van perdiendo, porque los niños han cambiado sus viejos juegos por las videoconsolas; procesiones ancestrales; danzas que en muchas ocasiones se han vuelto a recuperar…

Cuadernos, a modo de «buque insignia» del Servicio de Cultura de la Diputación, que al fin y al cabo es el que pone los dineros, ha querido dar ánimos a los pueblos, para decir a los cuatro vientos que todavía estamos a tiempo de salvar tal o cual fiesta o tradición si se tiene voluntad, si se pone interés y empeño, o que hay que darla a conocer a un mayor número de gente.

Muchos colaboradores ya no están con nosotros. Es la parte triste. Vaya nuestro más sincero recuerdo y agradecimiento por su desinteresada labor a Sinforiano García Sanz, Antonio Aragonés Subero, Felipe-María Olivier, Doroteo Sánchez Mínguez, César Batalla Carchenilla, Juan Manuel Cozar del Amo, y a tantos otros con los que, por desgracia, ya no podemos contar.

Muchos fueron, sí, los colaboradores que iniciaron aquella bella andadura, que nos fueron dejando, pero muchos han sido también los que se han unido y colaboran número tras número para dar a conocer aquello que debe ser conocido y conservado cara a las generaciones venideras que, al fin y al cabo, no es más que una obligación de cuantos creemos en los valores culturales de la Etnología y la Etnografía, a pesar de que muchas manifestaciones sean hoy irrecuperables (lo que no quiere decir que no puedan ser transmitidas tal y como ahora las ve el antropólogo).

Pero quizá la mejor forma de ver con mayor claridad lo hasta aquí dicho sea hojear los índices que cierran este número doble y que, realmente, puede servir de amplio resumen de la tarea que entre todos hemos venido realizando sin prisa, pero sin pausa.

Índices de la revista

Se trata de un último trabajo titulado «Veinticinco años de Cuadernos de Etnología, Índices» que comienza por el «General», en el que se describen los contenidos de todos los números publicados, desde aquel primer número 0 (1986) de 52 páginas, hasta el 42 (2010) de 448; el primero de ellos con un solo artículo y el último con docena y media.

Sigue el «Índice de autores y localización de sus colaboraciones», en el que se señala detalladamente el número de la revista, el año de su publicación y las páginas que abarca el trabajo de que se trate en cada caso. Pasan de ciento sesenta los nombres de quienes a lo largo de la existencia de Cuadernos han colaborado (1986-2010).

El tercer índice es el «Temático», que hemos optado por dividir en los siguientes apartados: 1. Bibliografía, 2. General, 3. Alfarería y cerámica, 4. Arquitectura popular, 5. Artesanía. Oficios tradicionales, 6. Costumbres. Grupos étnico-marginales, 7. Creencias, folkmedicina, magia, supersticiones, 8. Fiestas populares, 9. Gastronomía, alimentación, cultivos, 10. Juegos populares e infantiles, 11. Leyendas y tradiciones, 12. Música popular: canciones, danzas, instrumentos, 13. La palabra: cuentos, dialectología, habla, refranes, romances, 14. Religiosidad popular, 15. Teatro popular, 16. El traje popular, 17. Viajes y caminería, 18. Museos Etnográficos y 19. Fotografía etnográfica.

Finaliza esta serie un cuarto índice: el «Toponímico», en el que constan todos aquellos pueblos protagonistas de, o en, los trabajos publicados.

Contenido de este volumen

  • GUARINOS LÓPEZ, Ana (Presidenta de la Diputación Provincial de Guadalajara), «Pórtico a unos Cuadernos de Etnología que han cumplido veinticinco años», p. 7-8.
  • LABRADOR HERRAIZ, José J., “Diego Gutiérrez de Salinas, humanista briocense del siglo XVI. Su experimento sobre el pan y el vino y otras observaciones curiosas”, p. 9-31.
  • RUBIO FUENTES, Manuel, «El cabildo de las velas del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Gil de la ciudad de Guadalajara hasta mediados del siglo XVII», p. 33-55.
  • SANZ BLESA, Ana Isabel y SANZ MONTERO, Domingo, «La alfarería de Guadalajara en la colección del Equipo Adobe», p. 57-96.
  • COSTERO DE LA FLOR, Juan Ignacio, “Vocabulario. «Palabras y locuciones», p. 97-144.
  • RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, Esaú, «Estudio arquitectónico y etnográfico de los chozones y parideras salineras del Parque Natural del Alto Tajo», p. 145-166.
  • BARBAS NIETO-LAINA, Ricardo L., «Jadraque en la época de Enrique II, según el Conde de Fabraquer (1855)», p. 167-176.
  • GISMERA VELASCO, Tomás, «Arrieros, recueros, tratantes y muleteros; ferias y mercados en la Serranía de Atienza», p. 177-214.
  • PÉREZ NAVARRO, José Antonio, «La hermandad de la Vera Cruz y Ntra. Sra. de la Soledad de Yunquera de Henares. Algunos datos sobre su historia más remota», p. 215-243.
  • BARRIO MOYA, José Luis, “La carta de dote de la dama alcarreña Doña María Sánchez Ribero (1729)”, pp. 245-250.
  • GONZÁLEZ-ALCALDE, Julio, «Cultura material y arte pastoril del Museo de Guadalajara», p. 251-280.
  • BERLANGA SANTAMARÍA, Antonio, «Las casillas de peones camineros en las carreteras de Guadalajara», p. 281-294.
  • MARTÍN MACÍAS, Francisco, «Tres despoblados singulares de Guadalajara: La Mierla, Tortuero y Canrayado», p. 295-304.
  • ROMERA SOTILLO, Álvaro, «La cofradía de la Santa Vera Cruz de Valdesaz», p. 305-331.
  • ALONSO RAMOS, José Antonio, «Notas sobre cultura tradicional de Abánades», p. 333-355.
  • LAGUNA RUBIO, José Ángel, «Algunos datos curiosos de la fábrica de papel de Gárgoles de Abajo en el siglo XVIII», p. 357-378.
  • GALLEGO GREDILLA, José A., «El libro de difuntos de la parroquia de San Vicente de Sigüenza (1796-1852)», p. 379-387.
  • LÓPEZ DE LOS MOZOS, José Ramón, «Cajón bibliográfico: Temas de Etnología, Etnografía y afines de la provincia de Guadalajara (Septiembre 2010-Octubre 2012», p. 439-443.
  • «Veinticinco años de Cuadernos de Etnología, Índices», p. 389-437 (I.- Índice general, pp. 389-406; II.- Índice de autores y localización de sus colaboraciones, pp. 407-413; III.- Índice temático y IV.- Índice toponímico, p. 432-437).
  • «Normas para la publicación de trabajos», p. 445-446.