Cuadernos de Etnología de Guadalajara (2010), n. 42

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de José Ramón López de los Mozos, bajo licencia CC By-sa petit.png
Error al crear miniatura: Falta archivo
Cubierta de la revista

Cuadernos de Etnología de Guadalajara: revista de Estudios del Servicio de Cultura de la Diputación de Guadalajara. N. 42 (2010), 448 p.

Reseña publicada en Nueva Alcarria, «Baúl de libros», 18 de febrero de 2012, p. 34.


La revista Cuadernos de Etnología de Guadalajara (CEGu) nació el año 1986, por lo que este año cumple los (primeros) 25 años. ¡Parece mentira cómo pasa el tiempo! Ya ha transcurrido un cuarto de siglo dando a conocer los aspectos más variados de la cultura tradicional de Guadalajara, a través de miles de páginas y cientos de artículos firmados por otros tantos cientos de plumas acreditadas, algunas de las cuales, por desgracia, ya nos han dejado para siempre (aunque queda su huella).

Una revista, que comenzó su andadura con apenas un puñado de páginas, unos cuadernos, de ahí su nombre y que, poco a poco, se fue ampliando, ya que de una primera tirada trimestral, pasó a semestral y después a convertirse en anual, pero con muchísimas páginas más, como se pone de manifiesto en el número misceláneo que ahora paso a comentar. Y todo ello, pienso, quizás debido a la calidad y al interés de su contenido para el lector, puesto que desde el comienzo se pensó en hacer una revista que, aún siendo de temática etnológica, fuese variada en los textos que se publicasen.

Sumario

El presente número 42, correspondiente al año 2010, contiene quince artículos, además de un fichero de notas etnográficas y un cajón bibliográfico final. Veamos su contenido:

  • Mariano Marco Yagüe escribe sobre "Ritos, historias, costumbres, objetos y cosas entorno a los difuntos" un trabajo extenso que, como indica su título, se refiere al mundo de la muerte y su entorno: antiguas liturgias, oraciones y conductas, centrado en la zona molinesa, principalmente en Labros. Un aspecto a destacar es el que dedica a la vida, el cristianismo y la muerte, así como el temor que ésta produce. Un trabajo concienciudo que analiza uno por uno los pasos que se daban, y en algunos casos aún se dan, desde el fallecimiento de una persona hasta su entierro y otros actos posteriores como el luto, las misas, las lápidas y sus epitafios, etc.
  • Olga Díez Ascaso realiza una comparación entre las «botargas» del periodo invernal o fustigantes y las de verano, en su artículo "Botargas y danzantes: evoluciones diferentes. Diferencias entre el periodo invernal y estival", analizando el desarrollo de las de San Blas, de Albalate de Zorita y de las de Valverde de los Arroyos y Majaelrayo, entre las que observa una evolución distinta como consecuencia de unas condiciones geográficas y orográficas diferentes, lo que lleva a unas vidas socioeconómicas tan disímiles como sus repercusiones.
  • Teresa Díaz Díaz y Alberto Díaz Martínez comentan una interesante colección de veinte fotografías -anteriormente expuestas en la sala de exposiciones del Ayuntamiento de Moranchel, el día 3 de octubre de 2009, como continuación de la celebrada en el mismo mes del año 2007: Moranchel en blanco y negro- bajo el título "La idiosincrasia de Moranchel (II): Fotos con historia".
  • Juan Ignacio Costero de la Flor es el autor de "Vida, decires, cantares y contares (II)" de uso común en Arbeteta. Entre los versos incluye acertijos y otros de temática amorosa, cantares, chuscos, de desamor, filosóficos, de historia (coplas a primeros coches en Madrid), de lugar, misoginia, sobre los santos, el tiempo, la ventana y la Virgen, como introducción a las coplas escritas por Julián Alonso Rojo, alias «El Rubiete» o «El Ciego», como ejemplo de versificación netamente popular, que completan otras coplas de Isabelo Costero.
  • Quien esto escribe, publica una recopilación de la «Bibliografía de temas etnológicos y etnografícos de la provincia de Guadalajara (2005-2009) (V)». Estas recopilaciones las viene haciendo de cinco en cinco años y quieren ser un recordatorio de cuanto se escribió sobre estos temas, como herramienta de fácil manejo, cara a futuras investigaciones. Abarca libros publicados así como artículos en revistas especializadas, artículos y notas dados a conocer en revistas de asociaciones culturales, municipales, etc., y en folletos y programas de corta tirada y escasa difusión.
  • Miguel Ángel Cuadrado Prieto interpreta una serie de dibujos localizados en un reducido sector de la fachada del Palacio del Infantado, abordando los problemas de conservación de este tipo de patrimonio, tan desconocido, aunque cada día más estudiado, y en constante peligro de desaparición en su trabajo "Graffiti históricos en el Palacio del Infantado de Guadalajara. Dibujos en la fachada principal".
  • Con la "Cofradía del Corpus Christi de Cogolludo", Juan Luis Pérez Arribas contribuye al conocimiento de la historia de esta cofradía nacida en 1515 y todavía existente, que cambió su nombre en 1545, pasando a denominarse del Santísimo Sacramento. Añade al su trabajo una relación de todas las cofradías que hubo y de las que aún subsisten, y también de las más modernas, fundadas a principios del siglo XX.
  • Tomás Gismera Velasco escribe en esta ocasión acerca de la "Semana Santa en Atienza, tradiciones y costumbres", describiendo lo que fue y es dicha Semana Santa con sus distintas representaciones y cánticos que se llevaban y llevan a cabo cada uno de los días que la componen.
  • Incluye este número de Cuadernos... un interesante trabajo del ya fallecido Vicente Marqueta Fernández, conocido industrial de Guadalajara, que escribió y publicó en la prensa local -concretamente en Flores y Abejas- una colección de artículos, generalmente breves, que hemos recogido bajo el título de "La Guadalajara que se fue", en el que rememora aquella pequeña ciudad «de provincias» a través de la celebración de las octavas del Corpus, los pregones callejeros, la alimentación popular en los años treinta, la tienda asilo y sus raciones y comidas, el hombre que "esteraba y desesteraba" o el pozo de la nieve.
  • A lo largo del "Bosquejo etnográfico de Zorita de los Canes (Guadalajara)" se ofrecen al lector una serie de datos acerca de peinados y vestidos, tanto de mujer como de hombre, tradiciones orales (villancicos, adivinanzas, canciones de ronda, canciones populares, romances -La loba parda- y leyendas), ritos de nacimiento y de muerte, juegos populares, costumbres religiosas, algunos apuntes de arquitectura local y menesteres como la carnicería, y otros más, realizados por los componentes de los Campos de Trabajo de Arqueología Nacional e Internacional (Recópolis), del año 1979. Trabajos que durmieron el «sueño de los justos» olvidados en un cajón, pero que ahora han visto la luz como aporte al conocimiento de estos aspectos propios de la Zorita anterior a aquella fecha.
  • Calificaría de muy interesante el brevísimo trabajo -apenas tres páginas, más una de fotografías- presentado por Pedro Vacas Moreno acerca de "Las culebras bastardas de Bustares", donde recoge cinco leyendas sobre esta antigua tradición de las culebras que maman.
  • José Luis García de Paz completa una serie de trabajos anteriores con el trabajo titulado "Gustavo López García, Tendilla y cómo la Salceda fue llevada allí", dando a conocer determinados aspectos de la autobiografía del que fuera boticario de dicha localidad, mediante los que se aclaran algunos puntos oscuros de su vida, así como un poema en el que relata la versión que se contaba en Tendilla de cómo la imagen de la Virgen de la Salceda fue llevada en secreto a esa villa, e incluyendo la titulación definitiva de algunos otros poemas de su libro ¡Mi Tendilla! Ofrece además un estudio grafológico de Don Gustavo.
  • Destina la revista que comentamos las páginas 355 a 400 a la transcripción de la "Loa de Hinojosa", efectuada por Pepe López Pérez y Olga Vicente Tineo, de un manuscrito encontrado en La Yunta (Guadalajara), dedicado a la Virgen de los Dolores, patrona de Hinojosa.
  • Juan Pablo Calero Delso escribe la introducción -en la que enmarca al autor y a la asociación que lo publicó- al artículo de Josep Alsina Lubian "Una excursión a Molina de Aragón", publicado en 1882 en el Anuari de la Associació d´Excursions Catalana, en el que se ofrecía un testimonio de primera mano de muchos aspectos de la vida molinesa, dedicando especial interés a los aspectos folklóricos: romerías, cofradías, fiestas religiosas...
  • Finaliza el grueso de trabajos con el firmado por José Luis Barrio Moya "Doña Catalina de Yuste, una mercadera de paños alcarreña en el Madrid de Fernando VI (1748)", natural de El Cubillo de Uceda y fallecida en Madrid en 1746 que alcanzó en la corte de la época una desahogada situación económica gracias a un próspero negocio de tejidos. Publica el inventario y tasación de sus bienes: muebles, pinturas, los géneros de la tienda, tapices, plata y joyas, etc., todo ello conseguido sin que la tal doña Catalina supiera escribir. Un trabajo no exento de interés, de los que podríamos considerar de temática etnohistórica, que tanto contribuyen a conocer la sociedad de siglos pasados.
  • En esta ocasión el "Fichero de notas etnográficas (Colección de apuntes etnográficos) (33)" se dedica en exclusiva a dar a conocer una colección de catorce cuentos populares y leyendas tradicionales de Mazuecos (que se ampliará en próximos números), publicados enteriormente en la Revista Espartaria, recogidos por Carlos González, Juanita Vadillo, Rodrigo Rivera, Julia Illana, Inocente Sarmiento, María Díaz Vadillo, Sebastián Vadillo y Jesús Martínez Gárgoles, cumpliendo así los fines propuestos a la hora de crear estos "Ficheros..." que no fueron otros que los de recoger aquellos trabajos de interés etnológico publicados en revistas, folletos, programas, etc., de escasa tirada y difusión y, por la tanto, difíciles de consultar por el hombre de la calle de Guadalajara y, totalmente desconocidas para el lector de fuera de ella.
  • Un "Cajón bibliográfico (Temas de Etnología, Etnografía y afines, de la provincia de Guadalajara) (Febrero 2010-Julio 2010)" da fin a este número, dando en sus páginas cumplida cuenta de los últimos trabajos que hayan podido ver la luz en el periodo indicado entre esas dos fechas.

Numero 42 que, como el lector habrá podido comprobar, aún estando dedicado temáticamente a la etnología provincial, es muy variado en cuanto al tratamiento y materia de los artículos que lo componen.

La revista Cuadernos de Etnología de Guadalajara está abierta a la colaboración de cuantas personas lo deseen, siempre y cuando sus artículos se adapten a las "Normas para la publicación de trabajos" que se insertan en las páginas 445-446 del número que comentamos.