Crecimiento espacial de Guadalajara desde 1900 a 1924

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Francisco Maza Vázquez, bajo licencia CC By-sa petit.png

En este artículo se presentan varios documentos gráficos y cartográficos que ayudan a conocer el crecimiento de Guadalajara durante el primer cuarto del siglo XX, desde la creación en 1901 de la primera Escuela de Prácticas de Aerostación, con sede en el Parque Aeronáutico instalado en el barrio de Los Manantiales, hasta la destrucción de la Academia de Ingenieros del Ejército en 1924.

Parque Aronaútico

En esta fotografía oblicua de la Colección Latorre Vegas (Centro de la Fotografía e Imagen Histórica de Guadalajara) destacan las obras terminadas de los angares, sobre todo el construido en el año 1909 (ángulo inferior izquierdo) para el dirigible denominado España, que alcanzaba los 70 metros de longitud, además de los depósitos atrincherados para almacenamiento de las bombonas de hidrógeno y los distintos carros estacionados en las instalaciones, necesarios para el transporte, inflado, tracción y anclaje de las aeronaves.

Vista aérea de los angares del Parque Aeronáutico instalado en el barrio de Los Manantiales de Guadalajara, hacia 1910.

La vega del Henares a comienzos del siglo XX

Desde los globos que volaban sobre Guadalajara, se tomaron las primeras fotografías aéreas de la ciudad, entre ellas esta imagen de un globo cometa realizada desde otro aerostato, situado a mayor altura, que nos permite apreciar los usos agrarios que aún prevalecían en el entorno del Parque de Aerostación, aprovechando la calidad de estas tierras de ribera, interrumpidas tan solo por el estrecho pasillo que forman la antigua Carretera Nacional II, hoy calle Francisco Aritio, y su paralelo ferroviario.

Sobre las antiguas huertas hoy se levantan la Piscina cubierta Haza del Carmen, las oficinas del INEM, el Polideportivo Municipal y varias urbanizaciones con tipología de vivienda unifamiliar. Se ubica en esta zona el denominado barrio de los Manantiales, además de los sectores urbanizables señalados en el Plan de Ordenación Municipal: UP 10, UP 11 y, más cercano a la estación de ferrocarril, UP 8.

Entre la carretera antigua N-II, hoy convertida en calle de Francisco Aritio y el ferrocarril se encuentran, hoy, construcciones de uso comercial y terciario.

Vista aérea de un globo sobrevolando las huertas cercanas al Parque Aeronáutico de Guadalajara, hacia 1910.

Alcantarillado en 1915

Con el fin de ordenar la red de desagüe de la Ciudad, el arquitecto municipal de principios de siglo, F. Checa y Perea, ejecuta este plano de alcantarillado de la ciudad en el año 1915. La cenefa de los bordes y las ilustraciones de los monumentos de la época adornan el plano.

Plano de alcantarillado de Guadalajara en 1915.

La ciudad en 1916

Un año más tarde, en el año 1916, se nos muestra el mismo manzanero de Guadalajara, todavía de forma más esquemático. Al igual que el plano anterior, la información que se facilita sobre el interior de las manzanas es nula. Ambos planos, el de 1915 y éste, se caracterizan por ser «asurados», es decir, orientados al sur, una elección tal vez condicionada por la forma triangular del espacio urbano. En todo caso, la simplicidad de este documento le otorga, por otra parte, un claro valor didáctico.

Plano de Guadalajara en 1916.

Plano topográfico de 1920

Plano topográfico de Guadalajara en 1920.

Este el plano refleja la altimetría mediante curvas de nivel, aunque solo en el extrarradio de la ciudad, en suelo rústico y en algunos solares sin edificar. Destaca la intensa representación topográfíca del barranco del Alamín, que alerta de la barrera geográfica que hasta fechas recientes ha constituido ese accidente geográfico que transcurre por todo el lindero norte de la ciudad antigua.

También llama la atención la señalización del Grupo Escolar de las Cruces, que había sido inaugurado unos años antes, en 1912, por el Ministro de Instrucción Pública Santiago Alba. La construcción de este complejo docente contribuyó a que el Ayuntamiento aprobara el proyecto para convertir el viejo paseo en un moderno bulevar.

El grafiado del Parque de la Concordia, creado a mediados del siglo XIX, refleja la actuaciones de adecentamiento y transformación que había sufrido el mismo, jugando dentro del recinto con figuras geométricas sencillas, como semicírculos y paseos peatonales muy anchos.

Vista aérea en 1920

Fotografía oblicua del casco histórico de Guadalajara en 1920.

La información propocionada por los planos que hemos visto se completa en esta fotografia de la colección de Pedro José Pradillo y Esteban, tomada en 1920. Nos permite conocer cómo era realmente Guadalajara a principios de siglo, cuando su caserío y trazado urbano mantenían las peculiaridades propias de una ciudad histórica, en la que destacaban los edificios monumentales sobre las anodinas viviendas de planta baja.

En esta imagen han quedado inmortalizados algunos monumentos ya desaparecidos: la iglesia de San Gil, en la esquina superior izquierda de la imagen, el Teatro Principal, frente a la iglesia de San Nicolás, la Iglesia de San Esteban y los palacios que cerraban su plaza, el Convento de la Concepción y su templo, junto a la Diputación Provincial, o la ermita de la Virgen de la Soledad, al comienzo del paseo de las Cruces, hoy del Doctor Francisco Fernández Iparraguire.

Edificios militares

Desde mediados del siglo XIX el desarrollo urbano de Guadalajara debe mucho a la presencia de varios establecimientos militares y, sobre todo, a la Academia de Ingenieros, cuyo incendio en 1924, con total destrucción de sus edificios principales, marcó el fin de una época de crecimiento.

Hacia 1920, Guadalajara contaba con los siguientes establecimientos militares del Arma de Ingenieros, que en posición periférica contorneaban el espacio urbano de la Ciudad:

  1. Academia de Ingenieros y Cuartel de San Fernando.
  2. Cuartel de San Carlos.
  3. Fuerte de San Francisco. (Maestranza de Ingenieros).
  4. Hospital Militar.
  5. Polígono de Aerostación.
  6. Aerostación Militar.

La ubicaciones de los citados establecimientos en la Ciudad quedan reflejadas en el plano siguiente, un trabajo actual del Departamento de Cartografía y Topografía del Ayuntamiento de Guadalajara.

Plano de situación de los establecimientos militares en Guadalajara hacia1920.

Las huellas de estos establecimientos militares también se muestra en el siguiento documento: Plano de Guadalajara, facilitado y revisado por el Ayuntamiento, que es posible fechar entre 1910 y 1917, si atendemos a los nombres de algunas de las calles y al hecho de que el edificio de Correos todavía no figura en el mismo.

Plano de Guadalajara en 1920.

Plano de 1924

Este plano de 1924 tal vez el sea el último en el que se refleja el espacio ocupado por la Academia de Ingenieros, que ese mismo año fue destruida por el incendio que ya hemos citado. Refleja la ubicación de las instalaciones administrativas por excelencia: el Ayuntamiento, la Diputación Provincial, Teléfonos, Correos... Se sitúan así mismo, las instalaciones significativas del entonces extrarradio: las ermitas, el Cementerio, el Panteón de la Condesa de la Vega del Pozoy hasta el Depósito de Aguas.

Plano de Guadalajara en 1924.

La Huerta del Carmen ya es mucho más pequeña que en épocas anteriores, debido a la venta de distintos lotes que posteriormente serán urbanizados por Angel Martín Puebla. Pero el espacio urbano de Guadalajara continúa limitado por los barrancos de El Coquín y de El Alamín.

Referencias

  • García Ballesteros, Aurora. Geografía urbana de Guadalajara. Madrid : Fundación Universitaria Española, 1978.
  • Maza Vázquez, Francisco (2008). Evolución espacial de Guadalajara según la cartografía. Guadalajara : Patronato Municipal de Cultura , 2008.