Armería del Infantado

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Manuel Rubio Fuentes, bajo licencia CC By-sa petit.png

La condición de nobles y grandes de España de los duques del Infantado les obligaba a disponer de gran cantidad de armamento que les sirviera para armar sus mesnadas en cualquier momento, bien para defender sus intereses en aquellos tiempos revueltos y convulsos de los siglos XIV y XV, o para ponerlas al servicio de los reyes siempre que estos lo solicitasen, algo que ocurrió bastante a menudo hasta el siglo XVIII.

Ubicación de la Armería

Plano de Guadalajara en 1814: la flecha indica el solar de la Armería del Infantado (Archivo Municipal de Guadalajara).

El armamento de las tropas del duque se guardaba en una serie de estancias situadas en los sótanos y bajos de las que fueron casas principales del Gran Cardenal, situadas en la colación de la parroquial de Santa María, entre las calles de San Francisco o calle principal que conducía a la puerta Bejanque (hoy Santiago Ramón y Cajal), la calle del Arca (Doctor Creus) y la plazuela de Santa María. Estas casas, a la muerte del Cardenal, dejaron de servir de vivienda de los duques y se destinaron a armería

Aunque los duques tuvieron siempre un armero mayor para el cuidado de su armería y, por ende, del edificio de la misma, este se encontraba en el siglo XVII en un estado deplorable. Los duques prefirieron venderlo, antes que repararlo, a D. diego de Contreras Palomeque [1], regidor y tesorero de la ciudad, en 1657, por 18.000 ducados. Sin embargo, la muerte de Contreras Palomeque, su quiebra y la renuncia a la herencia del mismo por parte de sus herederos, dieron al traste con la operación y el edificio, con la armería, volvió a sus antiguos dueños.

Las obras de reparación se demoraron, pero al final se hicieron inaplazables. En 1676 [2], el maestro de obras de la ciudad y de los duques, Felipe de la Peña, firmó un contrato para reparar las casas por valor de 57.500 reales. Tuvo que intervenir en todas las habitaciones y escaleras del edificio, aunque la obra mayor fuera la de deshacer el tejado de la casa y volver a hacerlo con materiales nuevos.

En 1702 el edificio de la Armería sufrió un incendio, cuya gravedad desconocemos, aunque es posible que contribuyera a su ruina definitiva [3]. En el plano de Guadalajara, publicado por Francisco Coello de 1860, figura ya como "Solar de la Armería de Infantado", sin construcciones. En 1886 se estableció en dicho solar la primera sucursal del Banco de España. Algunas personas aseguran que todavía en los años sesenta del siglo pasado, bajo las galerías del antiguo Banco se encontraban a veces espadas y otros objetos militares.


Los armeros mayores

Los armeros mayores eran nombrados por los duques entre los hidalgos residentes en la ciudad. El nombramiento no tenía límite de tiempo. Cuando cesaba un armero y el nuevo tomaba posesión se hacía inventario de todo lo que se le entregaba, utilizando como base el inventario anterior. Así, cuando en 1676 [4], se hizo cargo de la Armería el hidalgo de Guadalajara D. Juan de Yanguas, hijo de su escribano Diego de Yanguas, se hizo el inventario correspondiente, basado en el que se había elaborado cuando en 1643, fue nombrado armero mayor, D. Alonso René de Nassao y Montoya [5].

En el inventario de 1676 figuran, sobre todo, arneses (armaduras), morriones, mosquetes y frascos de póvora. En menor medida registra otras armas, como rodelas, espadas, lanzas o ballestas. Además, incluye algunos objetos curiosos, como "una cabeza de venado con sus armas", "un perro grande de cartón, cortadas las puntas de las orejas, que llaman del perro del Señor Almitante" o "una lanza con su yerro que dicen fue del Rey chico de Granada".

Enlaces

Archivo:Inventario de la Armería.pdf. - Transcripción completa del inventario de la Armería del Infantado de 1676‎.

Notas

[1] Archivo Municipal de Guadalajara (AMGU). Actas sesiones del Ayuntamiento.

[2] Archivo Histórico Provincial de Guadalajara (AHPGU). Protocolo Notarial 635. Diego de Yanguas, escribano.

[3] AMGU 144949. Actas de sesiones del Ayuntamiento. Sesión de 1702-12-01. Diego de Yanguas solicita una copia del título de regidor de su padre, Juan de Yanguas. El título se había perdido en el incendio.

[4] AHPGU. Protocolo 635.

[5] Ibidem.