1868-04-19: Bando del lavadero

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar

Inauguración de un lavadero, probablemente el de San Roque, en la segunda mitad del siglo XIX. Una obra municipal, que ahora puede parecer poca cosa, se presenta como un símbolo del progreso social. Lo era, sin duda, si tenemos en cuenta las condiciones de trabajo de las lavanderas.

Referencia

AMGU 401563. Bando del alcalde de Guadalajara Román Atienza sobre la inauguración de un lavadero [Impreso]. - 1868-04-19. - 1 hoja.; 44x31 cm.

  • Archivo Municipal de Guadalajara (AMGU). Ayuntamiento de Guadalajara. Bandos, edictos y anuncios de la Alcaldía.
  • Transcripción de Naara Freijo Corral.

Transcripción

Bando del lavadero municipal.

Siempre fue un día de júbilo y noble entusiasmo para la Corporación municipal que tiene la honra de representaros, llevar a feliz término obras públicas de reconocida utilidad que produzcan algún bien a sus administrados y convecinos. El lavadero que ahora se inaugura llena cumplidamente aquel importante fin y viene a satisfacer una de las más apremiantes y sentidas necesidades de toda la población culta e ilustrada. Nuestra capital, con orgullo puede gloriarse en la actualidad de haber acometido y realizado en breve tiempo tan beneficioso como conveniente proyecto. Una clase industrial, pobre, laboriosa y perteneciente además al sexo débil, LA LAVANDERA, encontrará desde hoy en este ancho y hermoso edificio, aseo y comodidad, sombra y abrigo, así contra los ardientes rayos de un sol canicular, como del aterido frío de la helada lluvia del crudo invierno, y en el cual podrá desempeñar, libre de esas encontradas y duras intemperies, sus rudas y penosas tareas ordinarias. El lavadero que acaba de bendecirse, modelo de construcción en su género, señala un nuevo y fecundo paso dado en el camino de las mejoras materiales de nuestra población. Sus ventajas, comprendidas por todos, excusan al Municipio enumerarlas y encarecerlas. Inmundas charcas y repugnantes arroyos han sido hasta aquí, con ligera excepción, los sitios destinados para practicar el lavado general de la ropa. Comparad hoy estas bellas y grandiosas pilas con la pequeñez y suciedad de las antiguas, y vosotros, con imparcial justicia, decidireis de su bondad y notable diferencia. Por lo mismo, el Ayuntamiento se complace en creer que esta obra Municipal será con gusto aceptada por el público y gratamente recibida por el vecindario todo, que sabrá apreciarla cual corresponde y admitirla como una positiva prueba de los laudables esfuerzos que aquel hace en favor del verdadero progreso de su localidad. Habitantes de esta capital: que todos, cada uno en su esfera, ayuden al Ayuntamiento en el levantado y generoso propósito que le anima de reformar a su pueblo, y entonces, no lo dudeis, Guadalajara alcanzará el grado de prosperidad social que por tantos títulos merece y podrá figurar dignamente al lado de las más avanzadas en su perfeccionamiento moral y material. Así lo espera ejecutar vuestro Municipio y os lo ofreceré a su nombre el Presidente. = Román Atienza. = Guadalajara 19 de Abril de 1868.