Ángel Campos García

De Enciclopedia de Guadalajara
Saltar a: navegación, buscar
Artículo de Juan Pablo Calero Delso, bajo licencia CC By-sa petit.png
Ángel Campos García. Flores y Abejas, 27 de octubre de 1895.

Ángel Campos García nació en Trillo, provincia de Guadalajara, el 2 de agosto de 1850 y falleció en Guadalajara el 13 de mayo de 1916, en su domicilio del número 4 de la Plaza de Moreno. Hijo de Manuel Campos Delgado y Marcelina García Delgado, casó con Luisa García Gamboa, con la que no tuvo hijos. Estudió en la madrileña Facultad de Medicina de San Carlos, retornando a la Alcarria al terminar sus estudios.

Entró en la política provincial dentro de las filas del liberalismo dinástico, que dirigía su suegro Diego García Martínez, y después de la muerte de su cuñado, Diego García Gamboa, todo parecía indicar que iba a recoger el testigo como líder de la burguesía liberal alcarreña, puesto para el que no le faltaba vocación ni capacidad. Sin embargo, la irrupción de Álvaro de Figueroa y Torres en el panorama político provincial desde las filas del Partido Fusionista Liberal le privó de cualquier opción para ponerse al frente de la corriente progresista de Guadalajara.

Político republicano

En 1891 abandonó el liberalismo progresista y se integró en las huestes del republicanismo, siendo elegido presidente del Comité Republicano Progresista de Guadalajara en 1896. Durante esos años desplegó una actividad social tan continua como encomiable, fundando El Atalaya de Guadalajara, semanario del que fue director desde que vio la luz, el 11 de agosto de 1889, hasta enero de 1897, en que fue destituido por romper con los partidos republicanos que sostenían la publicación. Pero a lo largo de esos años se publicaron en sus páginas numerosos artículos, firmados, anónimos o con seudónimo, escritos por Ángel Campos. Fue Secretario de la Asociación Médico Farmacéutica Provincial de Guadalajara en 1892, una sociedad que impulsó junto a otros colegas de profesión e ideales republicanos, como Manuel González Hierro o José López Cortijo. También fue bibliotecario en la primera Junta Directiva del Ateneo Instructivo del Obrero en 1891, en cuya fundación también colaboró muy activamente, y en 1897 fue Presidente del Casino de Guadalajara.

Reintegrado al liberalismo dinástico a partir de 1898, aceptó el liderazgo del conde de Romanones, lo que le permitió convertirse en alcalde de la capital alcarreña entre el 21 de octubre de 1905 y el 8 de febrero de 1907.

Aunque era médico de profesión, heredó importantes propiedades agrarias, que convirtieron a su familia en una de las más ricas de la provincia, impulsando en los años del cambio de siglo el renacimiento del Cabildo de Hacendados y Labradores de Guadalajara que se convirtió en una importante asociación corporativa y en el antecedente de la Cámara Agraria Provincial.

Bibliografía

CALERO DELSO, Juan Pablo. Elite y clase : un siglo de Guadalajara (1833-1930). Guadalajara : Diputación Provincial de Guadalajara.